Nunca es tarde

Edición Impresa » 01/11/2012

Nunca es tarde para aprender. Así lo entendió Juan Alfredo Carballo (86) quien comenzó este año a cursar sus estudios primarios en el Hogar de Ancianos Dr. Salvador Sallarés, donde reside.
Oriundo de Gualeguay, Entre Ríos, vive en Florencio Varela desde hace siete años, ya que antes lo hacía en la Capital Federal, en situación de calle. Estando en Buenos Aires se unió al Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados de Raúl Castells y fueron ellos los que le consiguieron “casa” en nuestra ciudad. “Y un día, viendo la situación social y política, comienza diciendo Juan a Mi Ciudad, pensé en terminar el primario y comencé. Donde vivo, en el Hogar Dr. Sallarés, dan las clases y no estoy yo solo, hay otros más”, aclara.
“Se estudia día por medio, lunes, miércoles y viernes, afirma Juan, después del almuerzo y la clase son cerca de dos horas... Ahora vamos por las cuentas, sumar, restar y multiplicar, dividir todavía no...(risas). Me gusta mucho y voy a tratar de terminar. Si termino bien este año el primer nivel, el año que viene puedo empezar el segundo”.
Gran lector, Juan ahora a través de lo que aprende pudo empezar a comprender varias cosas de la tecnología, de la que es un gran entusiasta, como así también se lo ve muy activo a la hora de hablar de la vida, algo de política y las cosas que pasan. Antes de venir a Florencio Varela, cuando estaba en el comedor del Movimiento de Castells, siempre quería ayudar a limpiar, a acomodar y hacer cosas, ya que decía “Si yo me quedo, mis huesos se quedan también”, cosa que sorprendió a los presentes, entre ellos la joven varelense Adriana Lenzi, quien a partir de allí percibió que era un hombre muy inteligente, pese a no saber ni leer ni escribir. El propio Juan insistió en no ser una carga para nadie y es por eso que le consiguieron un lugar en el Hogar de Ancianos, donde ahora es el primer entusiasta a la hora de abrir el cuaderno porque “nunca es tarde para aprender las cosas, cosas que no sólo son necesarias para uno mismo sino para toda la comunidad”, finaliza diciendo, antes de leer de a poco un ejemplar de Mi Ciudad.


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE