LE DISPARARON PARA ROBARLE SU MOTO

¿Quién mató a Pablo?

Edición Impresa » 01/04/2013

El 23 de febrero, Pablo Reynoso volvía a su casa después de una larga noche de trabajo en un frigorífico de la zona, donde cumplía tareas de seguridad. Y lo hacía en su moto, la que, junto a su pareja, había comprado a crédito hacía apenas un mes y de la que aún restan pagar varias cuotas.

 

Eran las 6:30 de la mañana, y al llegar a la esquina de 14 y Derqui, en el Barrio San Eduardo, Pablo tuvo que hacer lo que todos los que transitan por el mismo lugar hacen todos los días: detener su vehículo, por el gigantesco agujero que desde hace meses existe en mitad de la calle. Ese instante fue fatal. Un par de malvivientes que también se movilizaban en moto, se abalanzaron sobre Pablo para robarle su rodado, y uno de ellos le pegó un tiro a quemarropa con un revólver calibre 22.

 

Todavía de pie, aunque conmocionado por el disparo, Pablo se dirigió a la casa más cercana, cuyo dueño, al verlo ensangrentado, le abrió la puerta para asistirlo y llamó al 911.

 

Ningún patrullero llegó al lugar. Sí lo hizo, en cambio, un joven policía, el sargento Rodrigo Fredes, de la Comisaría Segunda , quien acudió inmediatamente a bordo de su automóvil particular al escuchar el llamado de auxilio. El rol de Fredes es destacado por Héctor Reynoso, padre de Pablo y conocido periodista de nuestra ciudad, que relata a Mi Ciudad que el oficial «se quedó con Pablo hasta que llegó la ambulancia, que tardó más de media hora, y lo mantuvo despierto durante todo ese tiempo».

 

Finalmente, Pablo fue trasladado al Hospital Mi Pueblo, donde tras varias intervenciones, falleció el 12 de marzo. La bala, perforó un pulmón, el estómago y los intestinos. El daño fue demasiado grande y terminó siendo irreparable.»Cuando llegó, en el Hospital tardaron dos horas y media en decidir si lo operaban o no», agrega Héctor Reynoso, quien no está para nada conforme con el camino que tomó el Fiscal a cargo del caso, el Dr. Bustos Rivas, titular de la Fiscalía N º 5, quien en un primer momento caratuló insólitamente la causa como «Robo y Lesiones leves», aunque ahora pasó a ser rotulada «Homicidio en ocasión de robo».

 

(ver nota completa en la edición de papel)


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE