EDITORIAL

República K

Editorial » 01/06/2015

Otra épica puesta en escena. Otro discurso de campaña. Otra burla a la ley que ella misma impulsó. Otra vez, la Presidente de la Nación utilizó el recurso de la cadena nacional para pedir que voten a los candidatos de su partido. «Hagan 240.000 denuncias, igual lo vamos a seguir haciendo», confesó Aníbal Fernández. Es toda una reafirmación de una forma de ejercer el poder de parte del elenco gobernante: con autoritarismo y totalitarismo, sin respeto por los que no forman parte de la tropa propia, despreciando a todo lo que no lleve el sello K.
Otra vez, la Presidente habló al lado de Boudou, que está procesado por adulterar documentos públicos y dar como domicilio un médano, y desde ese pedestal de moral en el que se autoinstala, volvió a lanzar su interesado odio hacia los jueces, los medios y los opositores que no logró cooptar, comprar ni amedrentar ni usando todo el poder del Estado como si fuera propio.
Otra vez, se usó vergonzosamente una fecha patria para adueñarse de lo que es de todos. Y tan evidente fue la utilización política del 25 de Mayo, que en casi una hora y media de arengas, la Presidente ni siquiera mencionó lo que supuestamente estaba recordándose: la Revolución de 1810. Quizás, la más honesta definición del acto de la semana pasada haya sido la que dio el canal chavista Telesur, que mostrando las imágenes de una Plaza colmada por militantes K informaba «Argentina celebra los 12 años de kirchnerismo».
Y continuando con esta lógica, tampoco asombra que en un país donde se multiplican las calles, avenidas, centros culturales, polideportivos, hospitales y todo tipo de establecimientos a los que se les puso de nombre «Néstor Kirchner», también le hayan puesto ese nombre al recientemente inaugurado Centro Cultural que costó más de 3000 millones de pesos, donde hay una sala que también se llama «Néstor Kirchner» y una exposición permanente sobre… Néstor Kirchner. Lo que debería asombrarnos es que todavía esta gente no le haya cambiado el nombre a la República Argentina, por el de República Néstor Kirchner. Pero no habría que descartar nada. Después de todo, ellos se creen habilitados para hacer lo que les dé le gana. Y así lo vienen demostrando… desde hace 12 años.

 


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE