Denuncia contra un ex Secretario de Salud de Pereyra

Edición Impresa » 01/12/2016

“Si me traes un problema, sé parte de la solución”, dice la página de Google del Dr. Alejandro Bagato, ex Secretario de Salud y Desarrollo Social de la Municipalidad de Florencio Varela. Es que pareciera que los problemas se empeñan en perseguirlo, o, quizás, él, en atraerlos.
En 2010, Bagato tuvo sus efímeros aunque lamentables quince minutos de fama, cuando una denuncia publicada por Mi Ciudad tomó relevancia nacional y fue reproducida por Clarín: una niña discapacitada había muerto en nuestra ciudad sin que nunca le llegara la ayuda prometida desde la Comunaa. El trámite se había iniciado en 2006, y en 2009 se había aprobado. Consistía en un subsidio para acondicionar un cuarto para la chiquita y acelerar su rehabilitación. Pero el subsidio nunca llegó a destino. Ante el escándalo, Bagato declaró: “no sabemos adonde fue a parar esa plata”, como si no fuera el responsable del área en cuestión.
El hombre, que se describe en su cuenta de twitter como “médico generalista, especialista en sistemas de salud y seguridad social”, es el Director Médico de la empresa Cuidados Sileno SRL, con sede en la calle Moreno 214, de nuestra ciudad, firma que acaba de ser denunciada ante IOMA y también ante la justicia civil por la vecina y docente Lorena Iaccarino.
Según declaró Iaccarino a Mi Ciudad, su madre, Gloria Heidel, fue intervenida quirúrgicamente en la columna vertebral en 2014, y a través de IOMA, recibió de Sileno SRL el servicio de atención domiciliaria, que consistió, durante todo ese año, en “una visita de un enfermero que iba algunos días, nunca los fines de semana, a limpiarle la herida”.

El año pasado, Gloria debió ser operada nuevamente. Y una vez más IOMA encargó a Sileno SRL la atención de la mujer. “Además de una enfermera le sumaron una kinesióloga… Pero en septiembre cambiaron seis veces de cuidadora domiciliaria, y no iban todos los días. Lo peor fue en octubre, ya que durante todo el mes, no fue nadie”, agrega Lorena.

 

Prestaciones no brindadas

La pobre atención brindada a su madre la llevó a las oficinas de IOMA en La Plata, donde constató con gran asombro, que las prestaciones que la mutual pagaba por su madre incluían dos visitas médicas por mes, una a dos visitas de enfermeros por día, cuidador domiciliario de 4 a 6 horas diarias, y varias sesiones de kinesiología por semana. Es decir, muchísimo más de lo que le estaban dando en realidad, y de lo que le dieron un año antes. Para colmo, y de acuerdo a documentación a la que Iaccarino tuvo acceso, Sileno SRL facturó el mes de octubre como si hubiera cumplido con sus servicios. La factura, que lleva el número 290, es por un total de 173.231 pesos, e incluye la atención supuestamente prestada a otros cinco vecinos de Florencio Varela.
Y hubo algo más: Lorena afirma que los profesionales que aparecen como concurrentes a su domicilio en los meses anteriores no son los que en realidad asistieron. “En la lista hay un kinesiólogo, y la que venía era una kinesióloga”, asegura. Y también manifiesta que alguien falsificó la firma de su madre en una planilla que figura en el expediente. “Esa no es la firma de mi mamá, ni la de ningún familiar de ella. Es más, ella nunca firmó planillas durante 2014. Esto me da mucha bronca. Es una verdadera estafa”, concluyó.
La denuncia, presentada ante IOMA, avanza en la justicia civil, y no se descarta su llegada a la órbita penal.
¿Cuántos casos más habrá como el de Gloria? Tal vez pronto haya respuestas a esta –y otras- preguntas.


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE