Otra denuncia, otra vez imputado

Nota de tapa » 01/04/2017

Después de la denuncia por enriquecimiento ilícito y desvío de fondos de septiembre pasado, Elisa Carrió realizó una nueva presentación judicial contra el Intendente Julio Pereyra, que quedó imputado en la causa.
Se investiga el destino de varios millones de dólares que, a través de un organismo del Mercosur, debían llegar a la Universidad Nacional Arturo Jauretche.
La denuncia alcanza al rector de la UNAJ, Ernesto Villanueva y al ex canciller Héctor Timerman.
Además, es inminente el peritaje de los CPU, celulares y pendrives secuestrados en los allanamientos al Concejo Deliberante y la Municipalidad, incluidos los retirados de la oficina de Pereyra.

 

El Intendente Julio Pereyra quedó imputado por una nueva denuncia de la diputada Elisa Carrió, esta vez relacionada con fondos internacionales girados a la Universidad Arturo Jauretche.
La acusación es por «sustracción y/o malversación de fondos públicos, incumplimiento de deberes y fraude en perjuicio de la administración».
El caso fue anticipado como primicia por Mi Ciudad en febrero de este año. En esa edición, la abogada Mónica Frade, patrocinante de Carrió, nos dijo: «Desde 2003 a 2016 Pereyra fue presidente de la FAM. Y tuvo un rol estratégico en negocios que exceden a la Argentina. Estamos investigando algo que también incumbe a F. Varela y todavía no vamos a publicitar, donde participó Pereyra y hay en danza muchos millones de dólares».
La investigación de la que hablaba Frade se transformó en denuncia, y la Fiscal Federal Silvia Cavallo resolvió imputar en la causa a Pereyra, junto al ex canciller Héctor Timerman, el Rector de la UNAJ, Ernesto Villanueva, y la auditora Vilma Castillo.
Este proceso se suma al existente por «enriquecimiento ilícito», iniciado en 2016 por la misma legisladora contra el Intendente.

 

Uno de cuatro

 

La presentación judicial relata la historia del FOCEM, Fondo para la Convergencia Estructural del MERCOSUR, mecanismo nacido en el organismo internacional para financiar proyectos en sus países partes. El FOCEM, surgido en 2013, disponía de 127 millones de dólares anuales. De los 46 proyectos aprobados hasta hoy –obras de saneamiento, agua potable, reconstrucción de rutas, tendido de redes eléctricas y mejoramiento de establecimientos educativos, entre otros-, 39 están en ejecución y 6 terminaron.
Argentina, que aporta el 27 por ciento de los recursos del FOCEM, tuvo cuatro proyectos aprobados, por un total de 46.773.735 dólares. De ellos, 32.276.602 fueron desembolsados al 30 de junio de 2015. Uno de esos proyectos es el denominado «Polo del Desarrollo Local y Regional- Universidad Nacional Arturo Jauretche» de Florencio Varela.

Lluvia de dólares

 

A través del FOCEM, el Consejo Mercado Común decidió el 6 de diciembre de 2012 aprobar el proyecto del «Polo de Desarrollo». El monto destinado al emprendimiento fue de 26.529.281, 55 dólares. De este dinero, 13.951.400 dólares serían financiados por el FOCEM, y el resto, por la República Argentina.
El 27 de junio de 2013 se firmó el instrumento legal entre el FOCEM y la UNAJ.
Según lo reportó el boletín de la FAM (Federación Argentina de Municipios) a esa firma la Universidad recibió 17 millones de dólares en concepto de «aporte no reembolsable» para la construcción del «Polo de Desarrollo». El dinero estaba destinado a la construcción de 17 aulas-laboratorio, cinco de ellas para el área de Ingeniería Industrial, cuatro para Electromecánica, siete para Bioingeniería y una para el área de Física.
Los elementos a adquirirse estaban perfectamente detallados, así como sus precios estimados y las fechas en las que debían comprarse. Se designó como «organismo ejecutor» de los fondos a la propia Universidad.

 

La «Conexión Pereyra»

 

En la denuncia, Carrió señala que Pereyra fue «artífice de la firma de este proyecto» y amplía: «la Federación Argentina de Municipios, presidida por esa fecha y por muchos años por el lord señalado, está inscripta como importadora y exportadora». Luego pide «que esto sea parte de la investigación, por entender que es inescindible su protagonismo y ubicación institucional con la recepción y malversación de esos fondos. Facilitó la llegada de ellos al distrito que preside, viabilizándolos a sus allegados y promocionándose luego con 'la obra´».
Quien firmó el proyecto por la UNAJ fue su Rector, Ernesto Villanueva. La inversión prevista, dijo en su momento, era de 117 millones de pesos. Al acto concurrieron Timerman, el Ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileno, el Intendente Pereyra, el Intendente de Berazategui, Juan Patricio Mussi, y en representación del MERCOSUR, Jefferson Mioila.
Pereyra, que estaba eufórico, en su discurso celebró el aporte de los presidentes del MERCOSUR, además de augurar que iban «por otra década ganada».
Villanueva dejó bien en claro de quien eran los méritos: «se trata de un proyecto desarrollado para que sea financiado por el MERCOSUR y en esto Julio Pereyra ha tenido un rol fundamental en las relaciones que tuvo con el canciller Timerman…».
La tarea de auditar la operación estaba a cargo de Vilma Castillo, de la Auditoría General de la Nación, con participación de Brasil, Uruguay y Venezuela.

 

No dan las cuentas

 

Carrió señala que por reglamento del FOCEM, cada país debía tener aprobada una rendición de al menos el 75 % de los montos desembolsados. Sin embargo, en el informe de la Auditoría, se puede leer que, en 2014, el costo del FOCEM había sido de 13.951.400 dólares, el desembolso de dólares, de 219.952, y los «gastos rendidos», cero. Con un agregado: la auditoría remitía solamente a lo desembolsado por el FOCEM, y no a la contrapartida del Gobierno Nacional, lo que al parecer estaba sustraído a todo contralor. Por esto, Carrió también solicita se investiguen los fondos enviados bajo este concepto, a la vez que define la operación como «una nueva ingeniería para la sustracción de fondos públicos, a trastienda de una alta y noble inspiración como lo es la educación, la ciencia y la tecnología».
En el informe fechado el 31 de marzo de 2016, a cargo de la misma auditora, sobre los cuatro proyectos en curso –uno de ellos, el de la UNAJ- se afirma haber entregado 34.186.132 dólares, es decir, el 73,09 por ciento de lo comprometido. Pero lo inquietante aparece en la hoja 34, cuadro 6, donde figuran los «Proyectos nunca auditados ni previstos de auditar a corto plazo». Entre ellos, está el Polo de Desarrollo de la UNAJ.

 

¿Dónde está la plata?

 

Siguiendo con la denuncia, para el Polo de Desarrollo UNAJ de fecha 6 de diciembre de 2012 el desembolso FOCEM fue de 1.953.582 dólares, dato cuestionado por Carrió por haber sido proporcionado por la UTNF local. Como ejemplo, cita lo referente a la infraestructura para la carrera de Ingeniería: se proyectó construír un edificio de tres plantas, de 6873 m2 de superficie semicubierta y 412 m2 de superficie descubierta, con 17 laboratorios. En la actualidad, solo se habrían construido dos laboratorios.
Tras solicitar numerosas pruebas, la denuncia concluye: «la infraestructura comprometida documentalmente como contraprestación a los desembolsos de esa masa de dinero así como las adquisiciones de bienes muebles, rodados, insumos, aparatología, etc, no se encuentra reflejada en la realidad actual, habiéndose emprendido –en el último año- sólo parte de esas obras. Esto hace necesario el impulso de una exhaustiva investigación…».


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE