Ahora Pereyra mando a despegar los calcos con su nombre

Edición Impresa » 01/05/2017


El Fundador de Mi Ciudad, Ramón César Suárez, solía usar una frase que decía: «se puede volver de muchas cosas, pero no del ridículo. Del ridículo no vuelve nadie».
El recuerdo bien vale para la última medida tomada por el Intendente Pereyra, que durante estos años se obsesionó por colocar su logo en todo tipo de vehículos oficiales, así como en carteles de obras, carpas y demás, y ahora decidió despegarlos buscando no dejar rastros de ellos.
El motivo: la difusión por la prensa nacional de los patrulleros ploteados con su nombre por la Intendenta de La Matanza, la kirchnerista Verónica Magario, noticia a la que siguieron historias similares de varias intendencias del Conurbano, entre ellas las de Mario Ishii y hasta la de Jorge Macri.


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE