Cuando Carlos Kunkel quería reprimir los piquetes

Edición Impresa » 01/05/2017

La política en la Argentina tiene una versatilidad que no deja de asombrarnos.
En estos tiempos en los que distintos dirigentes kirchneristas se escandalizan ante la posibilidad de impedir los piquetes que cortan la circulación en las calles, es bueno recordar que no hace mucho tiempo, sólo tres años, importantes figuras de ese sector propiciaban proyectos en igual sentido. Una de esas figuras fue el diputado nacional Carlos Kunkel.
En abril de 2014, el ex dirigente montonero y ex funcionario varelense presentó, junto a sus pares Diana Conti, Sandra Mendoza, María Teresa García y otros, una iniciativa en el Congreso que obliga a notificar las protestas por lo menos dos días antes de realizarlas.

El proyecto

 

El proyecto, establecía que «toda manifestación pública deberá ser notificada ante representación policial con una antelación no menor a las 48 horas», y decía que: «una manifestación ilegítima y que afecta derechos de terceros puede ser dispersada por las fuerzas de seguridad (…) sometiéndose la actuación de éstas a los procedimientos y límites» previstos en la normativa.
Pasando a una caracterización que dividía a los reclamos en la calle entre «legítimos» e «ilegítimos», se establecía que: «son legítimas las protestas que no impiden el normal funcionamiento de servicios públicos, especialmente a la educación, la seguridad y la salud pública; no bloquean totalmente la circulación; permiten el paso de grupos especialmente vulnerables y los manifestantes no cometen delitos previstos en el Código Penal».
Para evitar roces con los organismos de derechos humanos, el proyecto dejaba claro, al menos, que «el uso de la fuerza pública por parte de las fuerzas de seguridad debe seguir los principios de legalidad, gradualidad, oportunidad y último recurso e implementarse en forma progresiva y limitada a su mínima expresión», prohibiendo el uso de armas de fuego a los integrantes de las fuerzas de seguridad que tengan que estar en contacto con los manifestantes y que se dispare directamente hacia los manifestantes con cualquier tipo de arma, letal o no».


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE
7D