El hombre que “no queria” ser Diputado

Edición Impresa » 01/01/2018

«Yo no quería renunciar a la responsabilidad que me dieron los varelenses en 2015 para que fuera Intendente Municipal».
Eso dijo, ante la perplejidad de todos los presentes, el diputado -e intendente con licencia- Julio Pereyra, en una cena en la que el Concejo Deliberante agasajó a los medios de prensa zonales, en diciembre pasado.
Y siguió con una obvia alusión a la tapa del último Mi Ciudad: «acá no hay doble comando. Hay un solo intendente que es Andrés Watson…», aunque aclaró rápidamente: «Pero mi tarea como dirigente político es presidir el Partido Justicialista y como diputado provincial actuar en la política del distrito tanto desde el punto de vista político como desde el punto de vista institucional». Su confusamente expresado intento de desmentida –cursillos al margen, lo suyo sigue sin ser el buen uso del idioma- terminó siendo una confirmación. O sea, no sólo hay doble comando: tal vez haya uno sólo, el suyo.
Pereyra, hombre grande ya, sabe que nadie lo obligó a «hacer algo que no quería». Su postulación como candidato a la legislatura no fue resultado de un clamor popular. Peor aún: más de 13.000 votantes de Cristina cortaron la boleta en la que figuraba el viejo Barón del Conurbano.

(Ver nota completa en la edición de papel)


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE