NOTA DE TAPA REVISTA

Nuestra Reina en Perú

Revista » 01/02/2018

Cuando fue elegida Reina de Florencio Varela, Verónica nunca hubiera imaginado que algunos años más tarde estaría desarrollando una exitosa carrera como modelo publicitaria a más de 4000 kilómetros de nuestra ciudad.
Sin embargo, la vida está llena de sorpresas. Y esta bella joven de 29 años, que se fue de Argentina como Verónica Soledad Sánchez y ahora se agregó el apellido materno: Stepaniuk, encontró su destino cuando y donde menos se lo esperaba, y en otro país de América. Y lo del doble apellido tiene una explicación. “Aprendí a usarlo en Perú porque te lo piden para todo, y está bien que así sea, por el gran trabajo de las madres como tales”, nos dice.
Verónica cursó la primaria en el Instituto Santa Catalina de F. Varela, y la secundaria en el Instituto Alfonsina Storni de San Francisco Solano y la EEM Nº 8 Julio Cortázar de nuestra ciudad. Después de ser elegida como Reina de F. Varela, en una ceremonia en la que la encargada de coronarla fue la anterior soberana, Cecilia Alvarez, a quien define como su “actual hermana del alma”, Verónica trabajó durante un tiempo en la Escuela de Modelaje de la Casa de la Cultura. Más tarde, con la intención de progresar, incursionó en algunas actividades comerciales que no prosperaron: un emprendimiento de indumentaria y un gimnasio en Pinamar. Fue entonces cuando un conocido le sugirió trabajar en eventos, como promotora y modelo. “Incrédula, mi primera reacción fue reírme –recuerda- pero él insistió y me pasó el contacto de Logan, la primera agencia que me abrió las puertas y me dio la posibilidad de empezar a viajar al exterior, conocer y aprender sobre tantas cosas. La directora de Logan es María Mercedes Ridao, hoy mi amiga”.

Tras los primeros trabajos en el país, se dio la chance de hacer un comercial en Paraguay: una propaganda de la telefónica Claro. Y ese fue el impulso que necesitaba para lanzarse aún más allá: llegó entonces la hora de probar suerte en Perú, donde desde ese momento hasta hoy no para de trabajar en publicidades gráficas y televisivas, con merecido éxito. “Hago diferentes papeles. Desde una chica sexy a una mamá dulce y tierna. Es muy divertido y amo mi trabajo”, asegura a Mi Ciudad esta encantadora morocha que entre otras marcas, fue la imagen de Dave, Pond´s, Visa, Movistar y Herbalife.
Pero lejos de conformarse, Verónica aspira a más. “Sigo capacitándome día a día para mejorar y crecer. Hace poco realicé un curso de oratoria para radio y TV, y empecé de a poco a meterme en ese mundo de las entrevistas y a hablarle a la cámara cada vez más. ¡También me encanta!”, afirma. Y ya puede vérsela como eficaz notera de un programa sobre autos que se emite por la televisión peruana.
Entre sus planes, además de varios proyectos de negocios, resalta “principalmente: vivir, disfrutar la vida, agradeciendo ese maravilloso regalo junto a mi familia y amigos. Los pequeños grandes momentos…”.
¿Qué cosas extraña? A su familia, a sus afectos. En Florencio Varela están sus padres y sus cuatro hermanos menores, a los que viene a visitar cada vez que puede, ofertas aéreas mediante. “También extraño los asados domingueros de mi papá, donde se junta toda la familia, las picaditas, las juntadas de la nada y en cualquier momento con amigos. Las largas charlas con mates de por medio. Y ni hablar de los bizcochitos…”, resume. Aunque se manifiesta feliz en su nueva tierra: “La comida acá es increíble. Perú se destaca por su gastronomía, las costumbres son parecidas y la gente es súper amable y hospitalaria”.


ver esta nota completa y otras en la REVISTA EXTRAORDINARIA DE MI CIUDAD. En todos los kioscos de Varela

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE