El centro Luz del Alma necesita ayuda

Salud » 01/05/2018

Existe en Florencio Varela un único centro privado para no videntes y disminuídos visuales. Está ubicado en la calle Grinstein (ex Santiago del Estero) en Zeballos, y se llama “Luz del Alma”.
Con una encomiable tarea de voluntarios, enfermeras y profesionales que aportan su granito de arena para que a diario los que allí concurren, tengan un nivel de vida mucho mejor al que tenían, el Centro se sostiene pero con un problema que comenzó a fines del año pasado y aún no tiene solución: la camioneta que buscaba a varios alumnos a la casa y los llevaba a estudiar se rompió y nunca fue arreglada, por ende más de 20 personas se quedaron sin las clases.
El coordinador del Centro, Daniel Ruiz y la enfermera Cecilia Alvarez, visitaron la Redacción de Mi Ciudad y explicaron la situación.

 

-¿Cuánto hace que funciona el Centro?
-Ya 20 años. Comenzó en la Parroquia Luján y ahora funciona en Grinstein 3092 entre Sallarés y San Juan.
-¿Es sólo un centro de día?
-Si. Trabajamos de 8 a 17 para atender a los 45 chicos y grandes no videntes o disminuidos visuales que además de aprender, se alimentan ya que les damos desayuno, almuerzo y merienda. Como hay pacientes con distintas patologías hay una nutricionista que lleva adelante las dietas específicas para ellos.
-¿Cómo es que los asistentes supieron del Centro?
-A través de PROFACADI, ya que la entidad sabe a través de su trabajo quienes son ciegos o disminuidos visuales y precisan atención y contención. Son de todos los barrios de Florencio Varela.
-¿Reciben ayuda oficial?
.-Sólo ayuda de Provincia para proveer las comidas. Después nada más.
-Todo a pulmón, hasta que apareció el primer problema…
-Así es. Teníamos un transporte que buscaba a los chicos con movilidad reducida que se rompió. Desde ese momento no pudimos arreglarlo, no nos ayudan para eso y hay 20 alumnos que se están perdiendo las clases y la contención que les damos. Los que se quedan en la casa por este problema son los más vulnerables porque tienen diabetes, hipertensión, y tampoco pueden ser asistidos por sus familias. Dependían de nosotros y sin el transporte se les acabó todo.
-.¿El transporte era propio?
-No, lo prestaba la Municipalidad y era un servicio puerta a puerta. De la casa al centro y del centro a la casa. Solicitamos una ayuda a la Comuna cuando se rompió pero no obtuvimos respuesta. La gente esa quedó desamparada. Estamos muy preocupados por estas personas, porque no sabemos si están bien, si comen…Nuestra asistente social pasa por las casas para ver como siguen pero no es lo mismo. Pedimos a la gente que pueda leer esta nota y sepa de alguien o tenga una camioneta o combi propia que nos avise. Son sólo dos horas de recorrido a la mañana y dos a la tarde. Nada más.

 

Para contacto y ayuda: Tel 15 3-774-2741 y 15 6-531-6811.


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE