Egresados a Bariloche, por vía aérea

Edición Impresa » 01/07/2018

Con gorrita y remeras de colores, llenan de volantes y promesas a los alumnos de cuarto y quinto año en la puerta de los colegios: son los promotores de lo que cuentan, será el mejor viaje de sus vidas.
Aunque los primeros grupos de chicos y chicas comenzaron a viajar en los años cincuenta, fue en la década del setenta con el programa «Feliz domingo», de Silvio Soldán que se terminó de popularizar la modalidad y el destino: un viaje para todo el curso a San Carlos de Bariloche.
Este año, inflación mediante, San Carlos de Bariloche no ha perdido su fuerza. Lo apuntala el imaginario colectivo que han ido construyendo a lo largo de los años, las diversas generaciones de estudiantes.»Nos terminó favoreciendo el alza del dólar porque los destinos del exterior aumentaron mucho su tarifa. Florencio Varela es igualmente un distrito que siempre elige Bariloche», comentó Gastón, coordinador desde hace años de viajes de egresados.
Viajar a Bariloche nunca fue barato, es un paquete completo de una semana con pasajes, pensión completa, excursiones, entradas a boliches, traslados y seguro médico. Las empresas turísticas aseguran que los precios son altos porque para poder realizar este tipo de viajes deben contar con un permiso especial que habilita a menores y un seguro que cubra a cada uno de los adolescentes., entre otras cosas. Los valores varían en función de las actividades elegidas, el medio de transporte y especialmente dependiendo de la época. Los chicos que viajan esta temporada del Instituto Santa Lucía le contaron a Mi Ciudad: «pagamos 36 mil pesos el viaje con todo incluido y en avión ida y vuelta, la mayoría de las empresas nos pasaron un presupuesto similar»; mientras tanto, los que están contratando para viajar en 2020 dialogan sobre un valor de 57800 pesos, comentó Rodrigo, un coordinador que viaja este año con algunos pre egresados de la ciudad. Un precio nada barato, teniendo en cuenta que cuesta casi lo mismo por persona que viajar a New York.
Tal vez en otras ciudades sea diferente, pero en Florencio Varela puede más la tradición que el dinero, y excursiones más o menos, bailes y rifas de por medio, nadie cambia a Bariloche como destino, aunque se presenten otras opciones tentadoras si bien distintas como Brasil o México por precios similares e incluso inferiores.
Estos últimos años el tradicional viaje al sur del país sufrió un gran cambio: se comenzó a operar en avión principalmente por el mal estado de las rutas. «Empezamos a operar un charter exclusivamente para estudiantes, en dos horas y media están arribando a destino», señaló Gastón, supervisor de ventas de una importante empresa. Además, agregó Martín, un compañero, «los chicos debían soportar un día de viaje de ida y otro de vuelta, más la previa que hacen antes de la salida y las paradas, no duermen casi por 13 días. De esta manera, reducimos los tiempos».

(Ver nota completa en la edición de papel)


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE