Escuelas técnicas en Varela: estado de alerta

Educación » 01/07/2018

Las escuelas técnicas de Florencio Varela están afrontando grandes problemáticas, que van desde el mantenimiento de la instrucción hasta lo higiénico, alarmando a toda la comunidad educativa. A los reclamos sobre las deterioradas condiciones de estos edificios en los cuales los alumnos deben estudiar, se suma el pésimo estado de las calles del distrito. El Consejo Escolar y los profesores buscan reducir estas dificultades.
En el barrio Ricardo Rojas, los vecinos reclaman, tras varios pedidos a la Municipalidad, la reparación y limpieza de las veredas que se encuentran repletas de basura; que con el correr de los días se van acumulando atrayendo ratas y enfermedades, poniendo en peligro no solo la salud de los habitantes del barrio sino también a la población escolar. Además, exigen la reparación del pavimento, en la esquina donde se encuentra la Escuela Técnica N°1, Leopoldo Lugones entre Rafael Obligado y Fernando Fader, que se encuentra llena de agua provocando el deterioro del asfalto y serias inundaciones en las zonas aledañas. Si bien las autoridades del colegio llevan a cabo, constantemente, las tareas de desinfección y desratización en el establecimiento, estas no bastan para que el colegio quede en condiciones y llevar así un poco de tranquilidad a las familias de los estudiantes. “La última desratización fue el 13 de junio” aseguro el vice director del establecimiento Hector Ruiz a Mi Ciudad. Pero en el barrio es evidente que por más que los directivos pongan cartas en el asunto, las ratas van a seguir apareciendo en las inmediaciones aledañas al establecimiento. La presidenta del Consejo Escolar, Claudia Allerbon, aseguró que se movilizaron inmediatamente para que se lleve a cabo la desratización, además de elevar un informe al Municipio. Claro que, en los impuestos municipales, que constantemente reciben los vecinos de la zona, consta que se paga por un servicio de limpieza y mantenimiento de las calles, lo que deja al descubierto el incumplimiento de la ordenanza.

Desde el Consejo Escolar

Por su parte la Escuela Técnica N°2 se encuentra en un proceso de restauración y refacción luego de que los directivos descubrieran, a principios de marzo, una rajadura de aproximadamente dos centímetros de ancho, la cual divide al taller en dos. Ante esta eventualidad sus directivos decidieron cerrar el taller y trasladarlo, de forma temporal, al Salón de Usos Múltiples (SUM) del colegio. “Es importante para una escuela técnica contar con el taller, porque este es la columna vertebral de la institución. Sin eso se les complican al cuerpo docente las enseñanzas pedagógicas con la que los chicos deben contar”, dijo Miguel Vargas, director del cestablecimiento, y añadió: “ El SUM no es el lugar adecuado para desarrollar las actividades que tienen que tener los alumnos. Esto va a incidir en sus capacidades y saberes, porque este establecimiento cuenta con 1.230 alumnos y entre talleres y las practicas que se realizan un 70% de los chicos se ven afectados”. La institución contó con la intervención inmediata del Consejo Escolar, que el pasado 6 de junio envió a un inspector de la Dirección Provincial de Infraestructura (DPI) de La Plata, a realizar un informe y verificar el estado en el que se encuentra el establecimiento. «El informe que elevaron al Consejo no es muy alentador para que los alumnos estén en el taller”, comento el director. La situación actualmente está en manos de la Provincia, ya que deben enviar a un inspector estructuralista, porque se trata de un problema más específico. Por otro lado, esperan que se realice un informe con los pasos que los directivos deben seguir para la pronta resolución del problema. Por su parte, los alumnos del taller de construcciones, aseguran que ellos mismos estuvieron revisando la estructura de la pared en la que se encuentra la rajadura, realizando una práctica educativa: tras la supervisión del inspector se dejó en claro que no se podía trabajar en ese salón ya que era riesgoso, por lo tanto, suspendieron las actividades de taller hasta que movieran toda la maquinaria al SUM. El salón de usos múltiples es un edificio vacío, que según los estudiantes se usa para actos o actividades recreativas. “Actualmente los chicos de taller no tienen clases por qué la semana pasada una pared se rajó y el director suspendió la actividad”, aseguró una alumna. Además, el edificio no cuenta con rampas para discapacitados, aunque hasta hay una profesora de la institución que las necesitaría “La profesora tiene problemas en la rodilla, tras un accidente con un colectivo», manifestó una estudiante a este medio, y añadió: “Otro problema es que en algunos salones no hay estufas”. Mientras, el Consejo Escolar viene desde 2016 reclamando más subsidios y fondos para invertir en las escuelas, principalmente en infraestructura, además de exigir por un comedor escolar y más viandas al Servicio Alimentario Escolar (SAE). Allerbón afirmó: “Nos vimos con muchas dificultades porque el aporte que nos dan la Provincia de Buenos Aires es muy escaso”, y agregó: “No existe en las escuelas una figura o personas que realicen un mantenimiento en las instituciones, con lo cual los colegios tienden a estar arreglando cosas constantemente”. Sin embargo, desde el Consejo Escolar se realizan tareas de mantenimiento en las instituciones educativas a través de empresas que participan de una licitación y deben ser empresas trabajar además para la Dirección General de Escuelas. Las obras deben ser supervisadas por inspectores de la DPI, quienes las evalúan y monitorean y si están en condiciones firman y dan por finalizada la construcción.
Vecinos y padres de los alumnos se quejan del bache que se extiende a lo ancho de la calle San Juan, aledaña al colegio y piden que se construya una loma o se instale un semáforo, ya que nadie controla a los autos que pasan en horario de transito escolar y no tienden a respetar a los alumnos cuando ellos cruzan.

 

Terrenos alquilados

En cuanto a la Técnica N° 4 está a la espera de proyecto que se encuentra aprobado para le refuncionalizacion del edificio. La Técnica N° 4 se compone de dos predios, uno donde se encuentra este establecimiento y el otro donde se encuentra la Secundaria N°6. Estas propiedades están siendo alquiladas por la Dirección General de Escuelas, lo que le impide hacer grandes inversiones dentro del colegio. Hace aproximadamente 8 años se inició el juicio de expropiación del terreno donde se encuentran las dos escuelas, bajo el proyecto de ley 13.909, el cual tiene como objetivo la expropiación del edificio donde funcionan como instituciones educativas, en la intersección de la Avenida San Martín e Hipólito Irigoyen, cuyo dominio aún se encuentra inscripto en el Registro Provincial a nombre de “Sociedad General de Conservas S.A”. La Escuela de Educación Técnica N°4, fue habilitada como Escuela Nacional de Educación Técnica N°1, según Resolución 326/86 del Consejo Nacional de Educación Técnica. Con la implementación de la Ley Federal de Educación, fue transferida a la Dirección General de Escuelas, con el nombre de E.E.T. N°. 4, la cual se le incorporó, posteriormente, el nombre de “Profesor Jorge Alberto Sábato” e inició la articulación física y pedagógica con la EGB Nro. 14, incorporando las actividades de formación de habilidades y destrezas en el área tecnológica, y trayectos Pre- Profesionales. A partir del ciclo lectivo 2003 se implementó la apertura del Polimodal Nocturno. En el marco del Proyecto Institucional “Escuela en servicio comunitario”, el establecimiento fue mencionado y gratificado, por la labor que desarrolla bajo la característica de proyectos solidarios y de utilización tecnológica de avanzada, por la provincia de Buenos Aires. Desde 1991 de allí han egresado profesionales, con el título de Técnicos Electromecánicos y Maestros Mayores de Obra. Hay que resaltar que en la misma propiedad funcionan la Escuela de Educación Media Nro. 6, que alberga la articulación del tercer Ciclo de la E.S.B N°321 y el C.E.N.S N°453. La escuela funciona en galpones reciclados pertenecientes a la fábrica de Conservas Alimentarias S.A, sobre planos del año 1946, ocupando dicha parcela los edificios e instalaciones de la Escuela Técnica Nro. 4, compuesta por talleres, aulas, laboratorio, zona de administración, patios y campo de deportes y la Escuela Media Nro. 6, con tres pabellones, dos destinados a aulas y laboratorio de informática, de físico química, biblioteca y sala de audiovisuales, sector para administración y gimnasio cubierto. “Tras salir la ley el Estado Provincial depositó el dinero para realizar la compra, pero de los cuatro dueños del predio, tres estuvieron de acuerdo con vender y uno se negó a llevar adelante la venta”, dijo Allerbón y agregó: “Actualmente el juicio continúa hasta que el juez dictamine y obligue al cuarto propietario a vender”.
En la actualidad la institución tiene varios problemas como faltas de vidrios en las ventanas o falta de estufas en la mayoría de los salones; por otro lado los alumnos aseguran que la directora del colegio, no quiere que se forme un centro de estudiantes. Una alumna nos dijo: “No tenemos mesas y sillas, es más las estuvimos haciendo nosotros en taller” y añadió: “No tenemos casi nada de máquinas, hay tornos que no sirven, muchas morsas que no aprietan, entre otras cosas que faltan”. Sin embargo, esto no solo pasa en nuestro distrito sino también en otros de la provincia de Buenos Aires ya que hasta hace poco tiempo existía una institución llamada: “Unidad Ejecutadora Provincial”, que se encargaba de realizar obras de refacción y/o construcción de escuelas desde los cimientos; encargándose de todas las grandes obras que el Consejo Escolar por falta de dinero no podía hacer. Esas obras se encuentran abandonadas desde hace varios años. El distrito es muy grande, con muchas necesidades y posee más de 200 escuelas y un presupuesto que no alcanza para cubrirlas a todas.

 

Informe: Daniela Kunzi.


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE