Perdiendo el control

Edición Impresa » 01/07/2018

El subsecretario de Seguridad de la Municipalidad de Florencio Varela, Oscar Cano, agredió a golpes a los manifestantes que reclamaban ser atendidos en la Comuna, en un acto que se llevó a cabo el miércoles 6 de junio.
Un video donde se ve la repudiable acción del funcionario, ex titular de la Jefatura Departamental local, fue viralizado y desmintió la versión que del hecho había dado la oficina de Prensa municipal, que habló de un «ataque» de la gente de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), entidad convocante a la marcha, hacia el ex policía.
El reclamo había empezado desde la mañana temprano, cuando un grupo de trabajadores rurales, acompañados por niños, marcharon hacia el edificio municipal para concretar su anunciado «tractorazo», en el que, con un tractor estacionado en la calle 25 de Mayo entre Maipú y Chacabuco, pidieron que se atiendan una serie de reclamos para la zona rural. Extrañamente, pese a las características de la manifestación, que no aparentaba intención de violencia alguna en sus integrantes, las puertas de la Municipalidad estaban cerradas y se notaba una fuerte y excesiva presencia policial en el lugar.
El principal pedido estaba en el afiche del «tractorazo»: «Nuestros hijos no pueden ir a la escuela por el estado de las calles. No hay colectivos y tampoco entran las ambulancias», se leía en la convocatoria de los «pequeños productores agrícolas».
Según informaron fuentes de la UTT, el 13 de enero de este año, el entonces titular del Instituto de Desarrollo Local (IDEL), Ricardo De la Fuente, se había comprometido a «arreglar las calles principales y gestionar para que el colectivo pase por las escuelas rurales de la zona». «Pero todo quedó en la nada y no cumplieron con lo prometido», señalaron los productores.
En un comunicado que firma la UTT, se dijo además que «A esta situación se suma la necesidad de que el Municipio declare la emergencia climática, ya que las últimas inundaciones que arruinaron más del 60% de los cultivos, dejaron en la quiebra a cientos de familias productoras. Desde principio de año los productores mantuvieron el compromiso de diálogo, pero queda en evidencia que la situación no da para más».

Durante la marcha, la insistencia de los manifestantes por ser recibidos por alguna autoridad derivó en una verdadera batalla campal, que tuvo dos detenidos –luego liberados- y también, dos versiones: una, la oficial, en la que se dijo que Cano: «tuvo que ser asistido de urgencia, tras ser atacado por miembros de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) que intentaron ingresar con violencia al edificio público, a pesar de la disposición de los funcionarios municipales para dialogar» y que «fue trasladado en ambulancia a la Unidad de Pronta Atención (UPA) con traumatismo de cráneo, posible fractura del brazo derecho, y un corte en su cabeza que obligó a realizarle cuatro puntos de sutura», agregando: «El funcionario herido fue atacado cuando se acercó a recibir, acompañado por el secretario de Industria y Desarrollo Productivo, Martín Pollera, el subsecretario de Gobierno, Ricardo de la Fuente, y miembros de la secretaría de Obras y Servicios Públicos, a quienes, finalmente, les rechazaron el diálogo e intentaron un ingreso violento al edificio municipal». Y la otra, la de la propia UTT, que dijo: «Luego de la represión, donde policía y civiles de la Municipalidad de Florencio Varela golpearon a agricultores, agricultoras con niños en brazos, dispararon balas de goma y detuvieron a dos compañeros, Nahuel Levaggi y Juan Ruiz, la intendencia intenta deslegitimar el reclamo y excusarse de los abusos cometidos por sus funcionarios. El Secretario de Seguridad, Oscar Cano, alega que fue golpeado. Cuando la realidad fue que él cruzó el cordón policial para patear a compañeras que sostenían a sus hijos. Como ex policía debería poder mantener la calma en vez de incitar al resto de las fuerzas de seguridad a que repriman. Desmentimos que el intendente Andres Watson haya tenido intención de dialogar. Desde las primeras grandes lluvias del año la UTT intenta hacerlo para solucionar la situación del sector». Sin embargo, el contrapunto no duró mucho y la posición del Municipio quedó totalmente desvirtuada con el video, en el que se ve claramente a Cano abriéndose paso entre el cordón policial para arremeter a los golpes y patadas contra los manifestantes».
La UTT, que forma parte de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) que lidera Juan Grabois, recibió el apoyo de Nuevo Encuentro, el Partido Obrero y la agrupación ultra kirchnerista La Cámpora, quienes coincidieron en atacar la «represión» llevada a cabo por el Municipio.
Finalmente, cinco días después del escándalo, el Intendente Watson recibió a la gente de la UTT, «con la firme intención de llegar a un acuerdo para las problemáticas reinantes en la zona rural del distrito», según se señaló en un comunicado oficial, que además informó que: «Durante el encuentro del cual participaron también los Secretarios de Gobierno (Christian Rodríguez), Obras y Servicios Públicos (Diego Trejo), Industria (Martín Pollera) y de Seguridad a cargo (Marcelo Tucci), y los integrantes de la UTT Nahuel Levaggi, Juan Ruiz y Silvia Córdoba, se trataron los temas de inseguridad en la zona, el estado de las calles, y el compromiso de la organización rural de sumarse a la Mesa Agraria varelense conformada en el mes de febrero, para llegar a una solución en conjunto con las demás agrupaciones rurales del distrito».
Hasta el cierre de esta edición, Cano continuaba en su cargo.


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE