Combatiendo el Capital

Nota de tapa » 01/11/2018

Haciendo un alto en sus permanentes críticas al gobierno nacional por la crisis económica y demostrando cuánto lo afecta la recesión, el diputado provincial e Intendente en uso de licencia Julio Pereyra viajó en octubre pasado con su esposa, la abogada y empleada municipal Eliana Soriano, a Europa, para encontrarse en Madrid con su hija, la ex empleada de la ANSES Fabiana Lucrecia, actualmente radicada en la capital española. Ella misma fue quien subió una simpática imagen a su cuenta de Instagram, en la que se muestra junto a la pareja tomando algo en la Plaza Mayor de esa ciudad, con la leyenda: “vinieron a darme luz. Les presento a mi súper héroe favorito. El papá más hermoso del planeta”.
Hace solo poco más de dos años, Pereyra se mostraba particularmente preocupado por su situación económica, en un reportaje exclusivo que dio a Mi Ciudad y que fue reproducido por medios de todo el país. En aquella nota, aparecida en abril de 2016, el todavía jefe comunal decía que como su sueldo no le alcanzaba tenía que dar charlas en el exterior. Esta es una parte de esa entrevista, que vale la pena publicar nuevamente, en la que además, Pereyra ventilaba casi sin darse cuenta, el germen de su Fundación FINDEL:


-¿Dónde vive, Intendente?
-Vivo en el barrio Los Ombúes. Yo antes alquilaba un departamento en la calle Contreras, cuando me empecé a separar de mi esposa Natalia. Y ahora alquilo una quinta que tengo intenciones de comprar en algún momento. Estoy haciéndole unas cosas que cuando quiera comprarla me darán una ganancia que haga que el valor se mantenga.
-¿Qué cosas le está haciendo a la casa?
-Hice un cerramiento de aluminio y climaticé la pileta para poder nadar, por mis problemas bronquiales.
-Hace pocos días hubo una polémica nacional por los sueldos de los intendentes. ¿De qué vive usted? ¿Sólo de su sueldo?
-Yo tuve la posibilidad de asesorar en otros países a empresarios e intendentes, lo que me dio recursos, lo que no hago a nivel nacional porque quedaría mal que yo como presidente de la FAM esté cobrando por asesorar. Pero afuera sí. Y ahora estoy tratando de ordenar eso bien, a través de una Fundación, que me pague por los seminarios que hago. Ahora estoy por viajar a Bolivia como co presidente de FLACMA, pero a la vez, una consultora me pidió que vaya a hacer unas charlas. Esas charlas me las tienen que pagar. Y con respecto al sueldo de intendente, que es de 50.000 pesos en total, es muy bajo. No alcanza. Si yo estuviera cobrando 100.000 pesos no tendría que estar haciendo las charlas que estoy haciendo. Pero si el Municipio no mejora eso no puede cambiarse.
-¿Sobre qué temas son las charlas que da afuera?
-Yo no soy abogado ni arquitecto, si bien conozco un poco de cada cosa, pero puedo hablar de municipalismo. Y cuando hablo de esto, y lo hago fuera de mi trabajo, lo cobro.
-Sería una especie de coaching…
-Sí. Preparé en México a dos intendentes, y en Ecuador también.
-¿Todo rentado?
-Por supuesto. No lo voy a hacer gratis, Y ellos me pagaron los pasajes también. En junio tengo que ir a Miami por FLACMA, pero ahí arreglé con una Universidad que otras charlas que di, ahora las voy a cobrar, porque ya no voy como autoridad.

 

Algo no cierra

 

Pese a que en 2016 nos decía que “asesoró en otros países a empresarios e intendentes”, lo que “le dio recursos”, y que “tenía que ordenar eso a través de una Fundación”, Pereyra dijo en la declaración jurada que presentó en la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires en 2017, que es “titular de una consultora” desde 2010. En el documento, el ex intendente varelense incluye entre sus antecedentes laborales (que abarcan solo los últimos dos años) haber sido Intendente y además, “consultor”, actividad que manifiesta realizar desde 2010 y a la que señala dedicarle solamente “una hora semanal”.
Entre sus bienes muebles registrables, informa poseer un automóvil valuado en 415.000 pesos, y que su cónyuge posee otro vehículo cuyo valor es de 311.300 pesos.
Además, en el rubro “Títulos, Acciones, Fondos Comunes de Inversión”, Pereyra dice que su cónyuge posee un Fideicomiso de ingresos propios por un valor de 1.720.000 pesos.
También informa Pereyra que es titular de un depósito bancario por 315.198 pesos, de un depósito en dólares con “cero pesos”, y otro depósito de 14.162 pesos, agregando que su esposa tiene dos depósitos bancarios, uno de ellos por 38.505 pesos y el otro por 1845 pesos.
En el apartado “Dinero en efectivo” Pereyra asegura tener 122.500 pesos.

(Ver nota completa en la edición de papel)


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE