¿Y LA CALIDAD EN LA ATENCIÓN?

La odisea de una afiliada a PAMI

Edición Impresa » 01/02/2015

Elida B. de Lobelos, maltratada por la obra social.

Una vecina del centro de nuestra ciudad, está viviendo una verdadera odisea por la ineptitud del PAMI.
La obra social de los jubilados promete brindar alivio y contención a sus afiliados, ser una entidad rectora y precursora en brindar servicios sanitarios y sociales teniendo “valores” como “compromiso, respeto, calidad, receptividad, innovación y humanización de la atención con eficacia y eficiencia” según reza una gacetilla donde hasta incluso se jactan de “tener el Sistema de Gestión de calidad basado en normas ISO 9001”, destrata a la señora Elida Bono, esposa de Jorge Lobelos.
“Debido a los dolores que acusaba mi esposa en la zona lumbar, explica Lobelos a Mi Ciudad, el médico de cabecera pidió radiografías de columna y cadera y que ameritaban luego la colocación de una prótesis, asi que nos dio la orden para visitar a un traumatólogo. La pedimos en la Clinica María Mater, nos dieron un turno para dentro de dos meses y cuando faltaban cinco días para dicho turno nos llamaron informando que todo el equipo de traumatología de la Clinica había renunciado. Pasó el tiempo y ante rumores que la Clínica cerraba nos dieron turno en el Sanatorio Bernal, donde fuimos dos veces ya que el traumatólogo una vez que vió a mi señora –explica- nos dio turno para noviembre. Ya en dicho turno nos volvió a dar turno para febrero de 2015 a ver si liberaban la importación de prótesis”.

Pasaron los días y este paciente le hizo honor al término ya que muy pacientemente esperó y realizó varios trámites más con el PAMI, la UGL, y el Sanatorio, donde después incluso de esperar por cuatro horas que los atiendan, el doctor le manifestó que no podía operar a su esposa “por un problema económico entre PAMI y el Sanatorio, que tal vez esté resuelto en febrero”. “Volví a la UGL, y como era el día del empleado del PAMI, no atendían, volví al otro día -sigue contando Lobelos- hasta que finalmente hicimos los trámites con la Nueva Clínica Berazategui y seguimos esperando que el médico nos llame”, finaliza quien se ríe por no llorar al repasar la gacetilla del PAMI, donde la entidad resalta su “gran política de calidad”.


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE