«Estoy trabajando para ver preso a Pereyra »

Nota de tapa » 01/02/2017

La abogada Mónica Frade, autora de la declaración, es integrante del equipo de investigación de la diputada nacional Elisa Carrió, su patrocinante en las causas contra los llamados «Barones del Conurbano», y particularmente, en la causa contra el Intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra. El expediente está cargo del Juez Armella y tiene un fiscal subrogante que es el Dr. Néstor Rigonatto, que reemplaza momentáneamente a la Dra. Cavallo.

En medio de sus imaginables ocupaciones aún en temporada estival, Frade dialogó con Mi Ciudad en su estudio jurídico de Quilmes para dar a conocer varias novedades en cuanto a la denuncia que hace temblar al poder político varelense.
La abogada, estandarte de la recordada causa de «La Voz del Campo», nos anticipa optimista: «esta vez, la segunda va a ser la vencida».

 

-Recuérdenos de qué se trata la denuncia de Carrió.


-Abarca las obras públicas, los planes federales de viviendas y los pasos bajo nivel que estaban parados, por un lado y el enriquecimiento ilícito de Pereyra por el otro. También denunciamos a Francisco Basile, que es el Lázaro Báez de Florencio Varela, por haber tenido la prerrogativa en la obra pública que tuvo, que es totalmente inusual. Para nosotros Basile es testaferro de Pereyra, o su socio, lo que surgirá de la investigación.

 

-¿Basile no gana las licitaciones legalmente?

 

-Hay algunas adjudicaciones directas y otras con licitaciones, como la de la basura, en la que hicimos foco, porque se la entregaron a la cooperativa que controla Basile aunque en ese momento la empresa no tenía la logística para la recolección. La cooperativa pidió una prórroga para hacerse cargo, y se la dieron. Estuvo todo armado para que Basile se quedara con la recolección de residuos. A partir de ese negocio, que es el más interesante en todos los municipios, y el de la capa asfáltica, incorporamos a Basile a la causa. También denunciamos la empresa off shore de Pereyra en Orlando, y tenemos la información extraoficial de que Pereyra tiene inmuebles en Estados Unidos. Esa es la razón por la que viaja tanto, aunque él dijo en Mi Ciudad que va a dar charlas. Es posible que dé alguna charla, con poco público, porque no sé a quien en Estados Unidos le puede interesar lo que Pereyra tenga para decir. Pero creemos que viaja por otros motivos. Estamos dedicándole mucho tiempo a esto. Es posible que tenga bienes a nombre propio o de interpósitas personas, pero todo se está investigando, como sea se va llegando, todo queda registrado.

 

-¿La causa se está moviendo?

 

-En el tema de la obra pública se hizo lugar a todos nuestros pedidos de informes a los organismos nacionales que remitieron el dinero. Esta investigación está a cargo del Departamento Jurídico Contable de la Justicia Federal y Prefectura. Respecto al enriquecimiento ilícito, acá se invierte la carga de la prueba, pero para ello primero tienen que dar curso el fiscal federal y el juez a lo que se llama «legajo de investigación patrimonial».

 

-¿Se lo dieron?

 

- Sí. En ese legajo se va a investigar no solo a Pereyra, sino también a su círculo familiar. La investigación va bien y hasta ahora nos han hecho lugar a todas las pruebas que solicitamos.

 

-¿Encontraron bienes de familiares de Pereyra?

 

-Detectamos muchas propiedades a nombre de su primera mujer, Beatriz Mohni, y de su segunda mujer, Natalia Salas, aunque en este caso puede darse el caso de que haya heredado alguna de las propiedades. Pero lo más curioso es lo de Mohni… Ella desde 2004 está inscripta en la AFIP como empresaria, aunque nadie le conoce un trabajo. Mohni tiene una sociedad llamada Suvara SRL con sus dos hijos mayores, Daniel y Romina Pereyra. Cuando Mohni se separó de Pereyra no tenía bienes, y no hay registros de que Pereyra le haya dejado bienes a ella. El inmueble más llamativo es el del country Las Acacias, de Berazategui, pero además tiene una casa en City Bell, casas en La Plata y casa en Varela… Todavía no tenemos las valuaciones pero pronto las vamos a tener. El caso de ella es muy impactante: Mohni no tenía absolutamente nada, entonces la primera hipótesis es que esto sea el resultado de una disolución de sociedad conyugal con Julio Pereyra. Por eso, ella queda en el foco de la investigación. Y también los hijos. Esta es la causa por la que en este Legajo se pidieron informes a la UIF, sobre operaciones sospechosas y a la AFIP, para que remita todas las declaraciones juradas de Pereyra desde 2003 en adelante. Pedimos toda la evolución patrimonial de él. También informes a los Registros de la Propiedad de Capital y de la Provincia de Buenos Aires, y a la provincia de Entre Ríos, de donde es oriundo. A los registros de buques y aeronaves… Y vamos a enviar un exhorto, a Estados Unidos, para saber si tiene bienes en ese país, cosa que entendemos que es así. Además solicitamos informes a Migraciones para que nos digan cuantas veces viajó Pereyra al exterior, por cuanto tiempo y a qué lugares, para cruzar esos datos con las supuestas charlas que él dice haber dado.

(Ver nota completa en la edición de papel)


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE