Denuncia por estafa contra el Banco Supervielle

Edición Impresa » 01/09/2017

Jorgelina Tourkakis, instrumentadora quirúrgica y jubilada de Villa Susana, denunció dos situaciones de estafa con el Banco Supervielle de la calle España en pocos meses. Esto nos dijo.

-¿Qué le pasó?
-Cobro mi jubilación en el Banco Supervielle. Nunca quise cobrar por ventanilla porque detesto ir al banco, detesto esperar, veo la gente sentada y no puedo creer. Desde el primer día pregunté qué se hacía para no cobrar así. Fácil: abrir una caja de ahorro… Muy bien, cuando quiero plata , voy y la saco, cuando no, la dejo… No tengo drama. Yo soy re confiada, jamás controlé los gastos, me manejo con la tarjeta de débito…Pero un buen día se me da por ver los últimos movimientos y veo un importe que no me sonaba ni de mercado ni de perfumería. Pregunto y me dicen que el gasto es por “prestación odontológica”. Cosa que jamás pedí porque primero, no soy de PAMI, segundo, tengo la obra social de mi marido y tercero tengo un sobrino odontólogo que cuando voy no me cobra. ¿Cómo voy a pedir algo así?. Pasé por tres gerentes en un mes, me mostraron la “solicitud” mía y nada que ver mi firma con la del papel. Y menos porque yo siempre cuando firmo pongo el número de documento y en ese papel no estaba. Luego de varias discusiones, me dieron de baja.

-¿Y le reintegraron el dinero?
-Si, pero después de reclamar insistentemente. Me descontaron cinco meses de algo que yo no pedí. Y encima siempre me decían que “el banco no estafa”…Y entonces esto, ¿cómo se llama?
-¿Eso le dijo el gerente?
-Si, y además me dijo que “a veces” puede ser que entre tantos papeles que uno firma, ponen alguna solicitud de prestación…Entre tantas firmas uno no lee y lo enganchan.
-¿Fue a reclamar a algún lado?
-Si, a la Defensoría del Consumidor, y cuando se enteraron en el Banco en cinco minutos tenía la plata depositada de nuevo.
-A partir de ahí empezó a revisar todo…
-Al otro mes revisé y era para explotar. ¡Controlo y veo otro importe!. Fui y vi a otro gerente quien me dijo que era un seguro de aparatos electrónicos, cosa que jamás pedí.
-¿Qué aparatos electrónicos “aseguraron”?
-Notebook y Tablets, equipos que yo no tengo. Esto es lo máximo, le dije. ¿Ustedes creen que el cliente es loco?. No tuve ni tengo nada de eso y esto no terminó acá…Ya fui a la Fiscalía y les hice una denuncia por estafadores porque ¿en qué cabeza cabe que yo voy a asegurar algo que no tengo?. Mi caso no es aislado y hay varios como yo, como por ejemplo una señora de nombre Blanca a la que le hicieron lo mismo y que para colmo no le devolvieron un peso. Así que mucho ojo le digo a los jubilados y si pueden , cámbiense de banco.


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE