ENTREVISTA

Pocho López

Entrevistas » 01/10/2015

Héctor López nació en Villa del Parque, aunque pasó casi toda su vida en Florencio Varela. Radicado en la actualidad en California, Estados Unidos, “Pocho”, como todos los conocemos, está por estos días de visita en nuestra ciudad aprovechando para reencontrarse con sus amigos y concurrir a las ya clásicas reuniones en el café «Los Angelitos” o en “Vía Cosenza”.

Dice que está contento por haber reencontrado a su amigo el “Nene” Sei a través de Facebook, y por haber conocido personalmente a la candidata a gobernadora María Eugenia Vidal, pero triste por muchos desfavorables cambios que nota en Florencio Varela, y adelanta que tal vez ésta sea la última vez que vuelve a la tierra de su infancia. Padre de Fernanda y Federico, y orgulloso abuelo de los mellizos Kiara y Tiago, este querido varelense pasó por la Redacción de Mi Ciudad para contarnos algunos de sus recuerdos y decirnos lo que piensa sobre muchas cosas del presente, con la frontalidad de siempre.

 

-Empecemos con tu familia…

-Mi nono, el padre de mi mamá, llegó de Piamonte y se afincó en Villa del Parque. Ahí nacimos mis hermanos Edgardo y Carlos y yo. Mi abuelo paterno, Francisco, nació en Florencio Varela, en Aristóbulo del Valle y Monteagudo. Después se mudaron a Mataderos y allá nació mi viejo. El venía a Varela todos los veranos. Tengo muchas fotos de esa época, en algunas de ellas se lo ve cantando con “Lala” Luz. Mi mamá tenía una tía enferma en Mataderos y la iba a cuidar. Así fue que conoció a mi viejo. Se enamoraron, se casaron y, como a mi viejo le gustaba mucho Varela, se vinieron para acá. Varela era una ciudad jardín, con aire puro, a la que los médicos enviaban a los asmáticos a vivir. La casa se las hicieron Pedro López y José Alegre, y estaba donde ahora está el edificio del Banco Supervielle.

-¿Cómo era tu infancia?

-En vacaciones, desayunábamos y nos íbamos a la calle. A una cuadra de casa, pasando Alberdi, era todo campo, y más allá, estaba la Laguna de Gowland. Nos metíamos en el agua con bicicleta y todo… Y también estaba el Indio Catrinao, que vivía ahí, y era una especie de cuidador del lugar, pero sin armas. Era otra época… Mirá como sería, que la puerta de atrás de mi casa no tenía llave, y se cerraba solamente con un pestillo.

-¿A qué jugabas?

-Al fútbol, aunque mucho no me gustaba, y era medio malo. Cuando “pisaban” al último que elegían era a mí, y a veces ni siquiera me elegían, porque ya estaba la cantidad necesaria para jugar. Entonces, me ponía la pelota abajo del brazo y me iba… Hasta que me paraban y me decían, “dale, vení, jugá…”. Así que por eso yo nunca me quedaba sin jugar, porque era el dueño de la pelota… Los partidos se hacían en el baldío de San Juan y Monteagudo, donde se hacían kermeses y se instalaba el circo. Como mi viejo les daba agua, nosotros entrábamos gratis…

-¿Quiénes eran tus compañeros de juegos y los vecinos?

-Juan Carlos, Freddy, Ricardo y Roberto Lambardi, Héctor y Oscar Barosela, Pelusa Moreno, Jorge Devincenzi, Pacheche y Gustavo Toscanini, Jorge “Villalbita” Villalba…

-¿Cómo era aquel Florencio Varela?

-Mi vieja me mandaba a comprar facturas y el pan a la panadería San Juan, en Contreras y España, y yo iba en bicicleta. Un día fui a buscar la bici para hacer el mandado y no la encontraba… Resulta que me la había olvidado apoyada afuera de la panadería el día anterior… Se pasó toda la noche afuera, y cuando fui a buscarla, ahí estaba todavía. Nadie la había tocado, Así era Varela… Con códigos y respeto. Yo era bastante terrible y me comí muchas palizas de mi viejo, que sé que le dolían más a él que a mí, pero era su manera de ponerme límites.

-¿A qué escuela fuiste?

-A la Escuela 11, con maestras como Leonor Pagani, una divina, hermana del “Vasco” Pagani, la señorita Elena, la señorita Celaya, madre de Teresita Rodríguez, que me corría con el puntero y me tiraba de las orejas, pero a la que yo quería mucho. Si yo en mi casa decía que la maestra me había pegado, cobraba de nuevo. Ni me preguntaban por qué. Otras maestras fueron la señorita Lavadiera, que era de La Plata, Emilia Devincenzi, hermana de Camilo, en sexto a María Rosa Muras y la señorita Brichetti… Mis compañeros eran José Luis Borsani, Ernesto Scrocchi, Chiappino, Colangelo, Milanesi, Freddy Lambardi, Mabel Calvi, las mellizas Manossi, la hija de Mayuyo Fernández, Guzzetti, Abel García…

-Después llegó la juventud…¿Ibas a bailar?

-Sí, al Club Varela Junior y a “Los Locos”… Pero tenía un complejo, que era mi altura. En esa época se sacaba a bailar con el “cabeceo”, la chica salía, bailábamos el cheek to cheek, y al rato ya se estaba tocando el cuello porque le dolía de mirar hacia arriba. Odiaba mi altura.

-También hacías deportes…

-Varios. Hice tenis, natación, boxeo…Y teníamos un equipo de rugby. El entrenador era Jorge Hermida, que era el dueño de la Esso, con Jorge Nakandakare. Nos entrenábamos en el campo de YPF, en el Cruce, y jugaban el Pampa Valenzuela, Beto Bodega, Piqui Bacigalupo, Coco Bruno, Hugo Morbelli, Pichi Hernández, Luis Devincenzi, mi hermano Edgardo, Jorge Rufo, Muñiz, Néstor Cetra, Juan Morielli, Carlitos Castelli…

 

-¿Con quién boxeabas?

-Me enseñaba Charles Six, el belga que fue tres veces campeón europeo y vivía en Florencio Varela. Era grandote, un peso pesado, pero más bueno que el dulce de leche. Me decía que yo tenía buena vista, pero yo no veía las trompadas que me tiraba ni de casualidad… Six peleó con el campeón mundial Archie Moore en el Luna Park y le dieron empate, porque Moore no podía perder... Six fue un grande, que recuperó la corona a los 41 años, y tenía una relojería en la Estación de Florencio Varela.

-¿Cuándo fue la primera vez que ganaste plata con algo?

-En la secundaria pasé por el Nacional de Adrogué, el Estrada y el Joaquín V. González, de Buenos Aires… En uno repetí, del otro me echaron y del tercero me fui después de un altercado con un celador. Cuando llegué a casa mi viejo me preguntó si pensaba seguir estudiando o no, y le dije que no. Así que me dijo “mañana te levantás y venís conmigo”, y al otro día me llevó como cadete a la compañía de seguros. Ese fue mi primer trabajo.

-Y ahora, tus amigos son…

-Roberto Moreno, que más que amigo es un hermano… Julián Videla… Hugo Morbelli…

-¿Quién fue tu “personaje inolvidable”?

-En lo sentimental, fue Angel “Tata” Melzi, el padre de Juan María. En esa casa pasaba mucho tiempo, prácticamente “Tata” y su esposa, “Mamá Aída” Beráscola me criaron. Iba a comer, me quedaba a dormir, me contaban cuentos a la hora de la siesta. “Tata” fue muy querido e inolvidable. Después hubo muchos personajes de la ciudad, como “el Paraguayo”, al que vos le gritabas “Paragua- gua” y te empezaba a insultar.

-¿Qué enseñanza te dejaron tus padres?

-El respeto. Saber que mis derechos terminan donde comienzan los de los demás. Mi viejo tenía sexto grado, pero mamá se recibió de kinesióloga en la Universidad de Buenos Aires. Cuando estábamos haciendo la tarea y queríamos saber algo no necesitábamos abrir un diccionario, ellos nos lo decían. Y no me olvido nunca la letra que tenían…

-¿Estás contento con la vida?

-Sí., con la vida estoy muy contento. Con mis hijos, y con mis nietos, que son estudiosos, y son sanos… No estoy contento con Florencio Varela. Estoy con bronca por lo que veo… Yo no soy yanqui, yo soy de acá… Esto es lo mío. Me gusta Estados Unidos y cuando tenía 20 años viví en Nueva York, pero acá están mis raíces. Me crié acá, anduve por estas calles, jugué en esta Plaza, esta es mi casa, tomé la comunión en la Iglesia… Por eso me duele ver tanta mugre, mala educación, intolerancia, agresividad… Yo no sé si tiene que ver, pero yo nunca me enfermé, y cuando vine el año pasado terminé en un hospital. Salí adelante gracias a mi doctoraza Claudia Marconi. Y este año, de vuelta vine acá y tuve algún problema… Me iba a ir el 14 de septiembre pero me quedo unos días más para unos análisis.

-¿Qué le dirías a Dios si lo tuvieras enfrente?

-Que charle un poco más con Francisco. No puede ser que reciba siete veces a esta mujer… (N. de la R: habla de la Presidente de la Nación) Él mismo dijo que lo están usando políticamente… En el mundo hay miles de mandatarios para recibir… ¿No se da cuenta de todas las cosas que hace esta mujer?


"Prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio. Ley 11.723 de Propiedad Intelectual. Registro Nº 5.185.038."

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE