UNAJ

Mas de 9.500 nuevos alumnos en la UNAJ

Educación » 02/03/2016

La Universidad Nacional Arturo Jauretche inició su ciclo lectivo 2016 con nuevas carreras y una variada oferta académica en las áreas de Salud, Ingeniería y Ciencias Sociales. El constante crecimiento de la matrícula y la cada vez mayor incidencia en la región se sustentan en la buena recepción y en las experiencias que transmiten quienes ya son parte de la comunidad universitaria.
Más de 9500 ingresantes de Florencio Varela, Berazategui, Quilmes y Almirante Brown, se sumaron este año a la entidad.
Las dos nuevas carreras son Ingeniería en Transporte y Licenciatura en Economía. Además, se abrió una nueva sede en Brandsen, donde funciona la Tecnicatura en Emprendimientos Agropecuarios, para la cual se inscribieron 74 aspirantes.
La UNAJ recibe aspirantes de Berazategui, Quilmes y este año, de los 9524 ingresantes, 700 son de Almirante Brown. Actualmente solo el 40% de los estudiantes reside en el distrito varelense.
Una tendencia que fue tomando forma desde los comienzos de la universidad, y que este año se ratifica, es la elección de carreras del campo de la salud, ya que 55 % de los ingresantes se vuelca a esta formación. Dentro de ese porcentaje, la Licenciatura en Kinesiología y Fisiatría es la más elegida con 1257, seguida por las licenciaturas en Enfermería y Administración, con 1168 y 896 aspirantes, respectivamente.
El Instituto de Ciencias de la salud articula con el Hospital de Alta Complejidad El Cruce “Néstor Kirchner”, el cual provee tanto de la infraestructura donde se desarrollan las actividades como de un cuerpo docente altamente calificado.
El resto de la matrícula se reparte de manera casi proporcional con las carreras dependientes del Instituto de Ingeniería y Agronomía, con 2019 inscriptos, y el Instituto de Ciencias Sociales y Administración, con 2523.
Curso de Preparación Universitaria en marcha.

 

Desde principios de febrero y durante siete semanas, los estudiantes transitan el Curso de Preparación Universitaria (CPU) cuyo objetivo es reforzar una serie de contenidos en Lengua y Matemática que resultan de relevancia para la futura formación académica, como así también brindar a los estudiantes herramientas que les permita insertarse progresivamente al mundo universitario a través del Taller de Vida Universitaria.
“Notamos que desde la primera inscripción en 2011 a este año, ha cambiado el perfil de los estudiantes”, describe Paloma Catalá, coordinadora del CPU y explica: “por un lado son más jóvenes, y si bien siguen siendo en su mayoría primera generación de universitarios, muchos tienen referencias, sobre todo intrafamiliares de un hermano, un hijo, o quizás un vecino que ya es estudiante de la UNAJ”. En este sentido, Catalá resalta que la expectativa de los estudiantes sobre las carreras es cada vez mayor porque “cuentan con mucha más información sobre su funcionamiento”.
La UNAJ abrió sedes en Castelli, Lobos, General Belgrano y este año en Brandsen.
Sobre este punto la directora del Centro de Política Educativa (CPE) Licenciada Gabriela Peirano detalló: “Con financiamiento de la Secretaría de Políticas Universitarias en el marco del Programa ´Expansión de la Educación Superior´, abrimos sedes en Castelli, con la carrera de Enfermería, y en Lobos, con la carrera de Gestión Ambiental, las cuales ya van por su segundo año. En ambos casos tienen demandas locales muy fuertes para ambos perfiles”.
”Este año sumamos una sede en la localidad de Brandsen con la Tecnicatura Emprendimientos Agropecuarios. Obviamente es una zona que vive básicamente del campo así que es una carrera de mucho interés para el municipio como para el resto de los actores locales. Tuvimos una inscripción de más de 70 alumnos que es masiva para lo que la carrera habitualmente tiene”, agregó.

 

Experiencia exitosa

Previa a la experiencia de Castelli, Lobos y Brandsen, la Universidad tuvo una experiencia exitosa con la Tecnicatura en Emprendimientos Agropecuarios en la localidad de General Belgrano con 15 estudiantes que lograron recibirse de técnicos y actualmente trabajan en puestos vinculados a sus estudios. “En algunos casos, esos estudiantes han podido reconvertirse laboralmente y dejar, por ejemplo, la tarea de playero en una estación de servicios y pasar a administrar un campo o pasar a tener un emprendimiento propio, producto justamente de la oferta de educación superior que se le pudo acercar.
Por eso, nosotros somos cuidadosos de no dispersarnos de la sede principal pero nos pareció que teníamos que atender esas demandas”, remarcó Peirano.


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE