INSÓLITO: LA MUNICIPALIDAD LE PAGÓ A UNA EMPRESA PRIVADA PARA QUE VIGILE EL PREDIO DE LA GUARDIA COMUNAL

No tan seguros

Nota de tapa » 01/08/2016

En solo seis meses, la Administración Pereyra gastó más de un millón y medio de pesos para que una empresa de seguridad privada de Berazategui custodie la sede de la Guardia Comunal de Florencio Varela.

La Municipalidad de Florencio Varela gastó en sólo seis meses de 2015 más de un millón y medio de pesos para cuidar… a los que nos cuidan.
En la Antigua Roma, la Guardia Pretoriana era un grupo militar de elite, que los emperadores usaban para su custodia y seguridad personal, y sus integrantes gozaban de enormes privilegios, además de cobrar sueldos mucho más altos que los demás soldados del Imperio.
Entre los emperadores que supieron valerse de sus servicios estuvieron Marco Antonio, César Augusto y… Julio César. Siglos más tarde, otro Julio César, pero de apellido Pereyra, decidió dejar en manos de un cuerpo especializado la seguridad… de la propia Guardia Comunal. Y ese cuerpo especializado es una empresa que, casualmente, lleva como nombre “Pretorian Investigation SRL”.
Pretorian es una empresa de Berazategui, constituida en 2002, que ofrece “seguridad física con personal altamente capacitado, investigaciones privadas, seguridad para eventos, seguridad de mercadería en tránsito y seguridad electrónica para hogares y pymes” y opera en Capital y el Gran Buenos Aires.
El 30 de diciembre de 2014, la Comuna y Pretorian firmaron un contrato de locación de servicio de seguridad, que originó una divergencia en el seno de la Comisión de Hacienda, Presupuesto y Abastecimiento del Concejo Deliberante, donde los ediles opositores Daniel Zisuela, Mariano Camiletti y Gabriela Lasso, aconsejaron un “despacho desfavorable”, y sus pares oficialistas Tony Suárez y Jorge Romero pidieron todo lo contrario. No obstante, y tal como venía sucediendo durante los años de “mayoría automática”, el Cuerpo Deliberativo aprobó la ordenanza respectiva y el convenio quedó validado.
Lo más llamativo del contrato remitido por el jefe comunal al Concejo, era su objeto: contratar a la agencia para que “preste servicios de seguridad y vigilancia sobre el predio de la Guardia Comunal”, ubicado en Avenida Eva Perón Nº 5153 esquina Paysandú de Florencio Varela.

La duración del acuerdo quedó establecida entre el 1 de enero de 2015 y el 30 de junio de ese mismo año. El personal destacado en el lugar tenía el deber de “evitar el ingreso de personas no autorizadas” y el “resguardo de los bienes e instalaciones que se encuentren en el predio” y vestir un uniforme que permita identificarlos. El servicio se prestaba las 24 horas, todos los días, con tres vigiladores. El precio, 110,24 pesos por hora diurna (de 6 a 18), y 120, 84 pesos por hora nocturna (de 18 a 6).
De estos números se desprende cuál fue el costo para la Comuna de esta operación: de enero a junio, de 6 a 18 se gastaron 718.342, 44 pesos, y de 18 a 6, otros 787.393, 44, lo que da un total de 1.505.735,88 pesos.

 

Seguridad insegura

 

La Guardia Comunal funciona en F. Varela desde diciembre de 2012. El organismo se puso en marcha durante un acto que contó con las presencias del entonces gobernador bonaerense Daniel Scioli y el Ministro de Justicia y Seguridad provincial, Ricardo Casal. Según la información difundida por el Municipio, se trataba de “una nueva herramienta para contribuir a la prevención del delito, mediante un servicio de patrullaje, las 24 hs.”.
El sistema empezó con 10 camionetas financiadas por el municipio, a las que se sumaron 10 motos aportadas por el gobierno provincial para uso de la Policía. 50 agentes municipales, con un efectivo policial por móvil serían los encargados del funcionamiento de la Guardia que tendría conexión directa con la línea telefónica gratuita municipal, el 911 y el Centro de Monitoreo, y debía coordinar acciones con agentes policiales, de salud, de Defensa Civil, Bomberos Voluntarios, Tránsito, y todas las áreas intervinientes.
Ese mismo día, Pereyra remarcó “la importancia de trabajar en materia de seguridad desde la prevención del delito, lo cual implica no sólo policías y patrullas en la calle sino políticas de inclusión social y actividades culturales y deportivas”. Y Scioli no se quedó atrás, al destacar la “visión moderna” del intendente al “abordar la seguridad desde la prevención y su decisión de trabajar por una vida sana, desde la cultura y el deporte”.
Cuatro años más tarde, y cuando la Guardia Comunal está inmersa en un escándalo por coimas que involucra al hijo del diputado nacional Carlos Kunkel y a los hijos de dos concejales kirchneristas, se conoce que los encargados de velar por nuestra seguridad no parecen estar lo suficientemente capacitados como para cuidarse a ellos mismos.


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE