ESPECTÁCULOS

Rody Battista Belmonte

Espectáculos » 01/03/2018

Varelense de nacimiento pero uno de los que van y vienen desde Buenos Aires, Rodolfo Franco Battista Belmonte -•Rody»-(45) se hizo un tiempo en sus múltiples actividades y pasó por nuestra Redacción para hablarnos sobre su gran pasión: el teatro.

¿Cómo llegaste al teatro, y por qué esa variante cultural?
-Un poco como hobby, por una prima mía. Yo boyé en varias carreras, fui buscándole un poco la vuelta… De psicología a abogacía, medicina, soy radiólogo, hice comunicación social. Entraba a una facultad, hacía dos o tres años y me iba. Y esa prima que nombro, Karina Rosetti, que había hecho teatro, me convenció. La verdad que empecé así y ese hobby se transformó luego en profesión.
-¿Estamos hablando de cuantos años atrás?
-Aproximadamente en 1998. Yo fui a Estados Unidos a vivir un tiempo y allá me decidí y me propuse empezar al regresar a Argentina.
-¿Cómo fueron esos comienzos?
-Lindos. Arranqué con Beatriz Mata, una gran maestra de teatro. Luego pasé por el Conservatorio Nacional de Arte Dramático, egresé en 2003 y en ese mismo año comenzaron los trabajos, un poco actuando, otras veces dirigiendo, hice muchísima asistencia de dirección y como jefe de escenario, acompañando permanentemente al director en su proceso creativo. Después trabajé en el Paseo La Plaza donde estuve 11 años y medio y tuve la suerte de conocer a muchos directores, muchos actores y de alguna manera me conecté al mundo más comercial que independiente. En el “off” hice pocas obras porque me llevó mucho el teatro comercial y es una aventura interesante.
-¿Qué preferís, actuar o dirigir?
-Buena pregunta que ya me han hecho varias veces. Es distinto, es como si fueran dos deportes que a uno le gustan… Hay algo que a uno le pasa con la actuación que es que, cuando uno actúa es imposible que se vea y uno está todo el tiempo siendo el referente hacia el otro. El actor tiene que confiar en el director, en los otros compañeros de actuación, en el público. Hay un feedback a través de la mirada del otro, pero dirigiendo ya es tu propia mirada. Son dos polos. Uno es confianza en lo que se mira y otro es confianza en si mismo.
-¿La Comedia o el drama?
-Es indistinto. Aunque en la actualidad casi todo es mucha comedia dramática. Por ejemplo la primera obra que dirigí fue “Esperando a Godot” que es un quiebre en lo que al teatro se refiere porque además de ser un drama tiene mucho humor, eso de estar todo el tiempo esperando que llegue alguien a resolver las cosas
¿Lo mismo le pasa al Battista actor o le es más fácil hacer reir que llorar?
-Eso es raro… (piensa) ... Depende la obra. Ahora estoy haciendo covers y reemplazos en la obra “Toc Toc” que es una obra absolutamente graciosa y como dice su directora, sin dolor no hay humor. Hay algo de lo trágico que se vuelve tragicómico y convengamos que es muy lindo hacer reír. El feedback es automático con el público, lo recibís inmediatamente y descubrís si funcionó o no. El drama es algo más interno, intimo, como si fuera otro color.

¿Cómo te llega una obra?
-Dejo que me sorprenda. Ahora por ejemplo estoy con la obra del Test, de un autor catalán y es sorprendente lo que pasa porque se mete la actualidad…Y hay muchas obras de esas como “El Invencible” o el mismo “Toc Toc”. Me gusta mucho ser contemporáneo con las obras que elijo para contar aunque he hecho obras como “Sueño de una noche de verano” de Shakespeare. Las situaciones humanas que el teatro representa hacen que uno se identifique. Esto para mi es participar de un acto comunicacional también y depende además el lugar donde se haga porque me tocó hacer por ejemplo la obra “Gorda” en Buenos Aires, en Brasil y en México y el público siempre es diferente.
-¿El público argentino qué prefiere?
-En este momento la gente tiene mucha necesidad de reírse. Las obras que más funcionan a nivel comercial son para reír. La gente quiere hacer catarsis y disfrutar.
-¿Tuviste tiempo de escribir algo?
-Si, alguna que otra obra pero todavía no me lancé a armar algo concreto. Doy clases de teatro y dentro de las clases trabajamos muchos textos míos.
-¿Hiciste algo en el “pago chico”?
-No pero tengo muchas ganas. Vivo un poco en Varela y un poco en Capital, mis padres están acá y me encanta Varela. Estoy como entre dos tierras, me gusta Capital y su movimiento y amo Varela por la gente, el oxígeno que tiene, andar en bicicleta, reencontrame con gente… Hablé en la Cultural para armar algo y obvio que me gustaría pero estoy como escaso de tiempo, es cuestión de organizarse.

Battista además de todo lo que hace con las clases de teatro y de yoga, ya que se recibió hace poco de instructor, está armando y ayudando en la puesta a punto de la segunda obra que va a dirigir Guillermo Francella, “Perfectos desconocidos” con lo que corona un año que de por sí le siguió muy activo al 2017. “Me han sucedido cosas muy lindas con el teatro”, afirma mientras se va ya pensando tal vez en un próximo proyecto.


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE