ENTREVISTA

Ana Vivan de Batistella

Entrevistas » 01/05/2019

Aunque no lo parezca, Ana María Vivan cumplirá 90 años en solo cinco meses. Nacida en Cimpello, provincia de Udine, Italia, el 1 de octubre de 1929, perdió un hermano en la Segunda Guerra Mundial y es viuda del recordado Celestino Batistella, con quien tuvo tres hijos, Graciela, Silvio y Luis. Feliz abuela de ocho nietos y dos bisnietos, llegó a Florencio Varela en 1953 para encontrarse con su esposo, y 18 años después, tuvo la suerte de viajar con él a su país natal, para volver a ver a sus padres y demás familiares y recorrer los caminos de su infancia y juventud. Tiene una gran vitalidad y una memoria envidiable, y hace unos días sorprendió a una de sus nietas al confesarle que había «probado» la patineta con la que su bisnieta circulaba hábilmente por el interior de la pinturería familiar. «Me subí porque vi que era fácil andar en ella, pero no te preocupes que me apoyé en la pared», se justificó, con total naturalidad, al descubrirse su «travesura». Con orgullo, cuenta que se hace su propia comida: «Hoy me cociné una milanesa de pollo y preparé una ensalada con coliflor, una batata y un tomate que se estaba echando a perder…», y confiesa que cuando sus nietas se lo piden, les cocina su menú preferido: ñoquis de sémola, aunque también se queja porque una de ellas, Mariela, se casó y se fue a vivir a Capital. «Habiendo tantas casas en venta en Varela, no sé por qué no se compra algo acá», nos dice.

-¿Qué recuerda de su infancia?
-Teníamos una casa chiquita, y apenas una bicicleta…
-¿Cuál era la ocupación de sus padres?
-Trabajaban en el campo, con mi tío. Después se dividieron y papá compró un campo en Cechini. Éramos medianeros, se trabajaba a medias con el patrón. Se sembraba pasto para las vacas, trigo, avena… Y batatas, una clase para que la comiera la gente y otra para los animales. Y también se criaban gusanos de seda…
-¿Cómo era eso?
-Era un aparato, como si fuera un tejido, y ahí se colocaban los gusanos, que eran chiquitos. Se les ponían hojas de mora, cortadas finitas, para que se alimentaran, iban creciendo y hacían la seda.
-¿Y después como la utilizaban?
-Había fábricas que hacían hilos de seda para telas y ropa. Pasaban a retirar la seda por los campos. En aquel tiempo todos, algunos más y otros menos, tenían estos gusanos para ganar algo más de plata.
-¿Cuál fue su primer trabajo?
-Cuando terminé el quinto grado en la escuela, los patrones quisieron que empezara a trabajar con ellos como sirvienta… Limpiaba, lavaba la ropa y hacía las cosas de la casa, y también les cuidaba a la hijita. Tenía un cochecito y yo la sacaba a pasear por el jardín y por la calle. Habían estado muchos años sin poder tener hijos, pero después tuvieron otra más. El patrón era un teniente coronel y en la época de la Guerra se había escapado, escondiéndose en un Convento de monjas. Tenía un palacio muy grande y en él trabajaban cuatro medianeros.
-¿Cuántos años tenía usted en ese momento?
-Y, debía tener unos diez años. Todavía tengo la pagella…
-¿Qué es la pagella?
-El boletín de la escuela.
-¿La trataban bien en ese trabajo?
-Sí. Muy bien. Cuando mi padre y mi tío se separaron, mi papá quedó con un terreno que tenía una casita, y yo no quería vivir ahí, porque estaba acostumbrada a la ciudad, al asfalto. El patrón no le pagaba, sino que le daba la mitad de lo que se producía. Y después le regaló un auto.
-¿Conoció a algún abuelo?
-Sí. Mi nono, que era muy bueno. Vivía en medio del campo y yo iba a visitarlo en bicicleta. Para llegar, tenía que pasar por el cementerio, así que le decía a mi hermana que me acompañara, porque no me gustaba pasar sola por ahí. Era grandote, como todos mis primos. Tenía una cocina amplia, con una mesa grande, y nos daba para comer zapallo del bueno, o cuando era la época, castañas, que se cocinaban y eran muy ricas. ¡Otra que facturas!
-¿Cómo eran sus padres con usted?
-Muy buenos. No recuerdo que me gritaran o me pegaran.
-¿Con qué se divertían?
-Ibamos a pasear con una amiga, no había bailes ni nada. Y si íbamos a un cine, estaba en otro pueblo, en Cechini. En invierno, a la noche, nos reuníamos en el establo, donde estaban los animales, porque era más calentito. Se ponían una mesa y unas sillas y venían vecinos a charlar, a jugar a las damas o a las cartas, y algunos tejían o cosían. A mi papá también le gustaba mucho jugar a las bochas.

(Ver nota completa en la edición de papel)


"Prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio. Ley 11.723 de Propiedad Intelectual. Registro Nº 5.185.038."

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE