La grieta peronista

Nota de tapa » 01/12/2018

Cuando la fecha y características de las próximas Elecciones todavía están por confirmarse, en Florencio Varela existe una certeza: la enorme interna que desde hace rato se desató en el peronismo local.
La partida de Julio Pereyra a la Legislatura abrió el juego y son varios los que quieren quedarse con el puesto que ocupó durante un cuarto de siglo y que ahora dejó, aunque reservándose la posibilidad de vuelta con una inexplicable «licencia», en manos de Andrés Watson. El gran problema es que dentro de ese espectro de aspirantes a pocos les da el piné para el cargo.
Fiel a su tradición, el peronismo varelense, recientemente unido en el festejo por la inauguración de su nueva sede, tiene su propia grieta y los que están de un lado y del otro operan haciendo uso de todo lo imaginable para agrandar su porción de la torta. La habitual foto oficial que muestra a todos los «compañeros» con sus dedos en «V» esconde en realidad un submundo donde las enemistades no se detienen ante nada.
Sabido es que la «30 de Marzo», la histórica agrupación del pereyrismo, tiene en su mesa chica, además de a Julio Pereyra, a Andrés Watson, Amancia Báez, Daniel González, Laura Ravagni y Jorge De Rosa. Y que a esa mesa se sumaron no por «cupo femenino» sino por condiciones propias, Mariana Corrales y Betty Domingorena. Pero dentro de ese espacio exclusivo las posturas están divididas, y de ningún modo existe consenso para determinar quién deberá ser el próximo candidato a Intendente.

(Ver nota completa en la edición de papel)


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE