Femicidio y abandono

Policiales » 01/04/2019

Mónica Garnica Luján falleció el pasado 10 de enero, a los 25 años, a manos de su pareja.
La joven madre de tres chicos estudiaba para ser instrumentista quirúrgica en la Universidad Nacional Arturo Jauretche de Florencio Varela. Desde entonces su familia se las arregla para salir adelante.
La joven murió después de haber estado dos semanas en terapia intensiva, en el Hospital del Quemado porteño, en el que se encontraba internada en estado crítico; tras haber sido rociada con alcohol y prendida fuego por su pareja, Ángel Saracho, luego de una discusión. La mujer ingresó con el 55 por ciento de su cuerpo quemado con quemaduras de 1°y 2° grado.
El hecho tuvo lugar el pasado 24 de diciembre, en una casa ubicada en las calles 116 y 24 de la localidad de Berazategui. Fue ese mismo día en que la madre de la víctima, Giovanna Luján, fue notificada por una vecina de su hija de lo que había ocurrido.
Tras la trágica muerte de su hija, Giovanna Lujan está a cargo de sus tres nietos de 2, 4 y 7 años. “Somos una familia humilde, mi marido está sin empleo y de parte del gobierno no recibimos ayuda”, manifestó Giovanna a Mi Ciudad y añadió: “No tenemos una situación económica que nos alcance para cubrir las necesidades básicas, ni para nosotros ni para los chicos”.
Según la madre de la víctima cuando lo ocurrido era noticia, todos los organismos se pusieron en contacto con ella. “Al principio éramos importantes”, comentó Giovanna, pero al pasar el tiempo ya nadie se interesó en ella o en sus nietos. “El Estado nos da un bolsón que no alcanza para tres chicos. Aunque trabajamos haciendo changas, no nos alcanza ni siquiera para pasar el mes”.

(Ver nota completa en la edición de papel)


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE