INFORME

Centro de Salud de Bosques en alerta

Salud » 01/05/2019

Actualmente Florencio Varela cuenta con 40 centros de salud. De ellos, un 15% corresponden a la localidad de Bosques. Allí faltan instrumentos básicos, que la Comuna no provee de forma adecuada.
Una enfermera del centro Padre Gino informó a Mi Ciudad que los principales faltantes son guantes de látex, antibióticos y vacunas. «No tenemos anapril, ibuprofeno, salbutamol (PUFF), que son los mas básicos, tampoco tenemos insulina ni medicamentos para hipertensos y diabéticos tipo 1, que es lo más general» comentó. También dijo: «Hoy en día no tenemos cajas de instrumentos para partos, si viene alguien y rompe bolsa en la salida, vamos a tener que hacer todo de manera casera», relató. Durante cada día el centro de salud atiende un aproximado de 100 pacientes.
En el centro de salud Ricardo Rojas, otra enfermera nos señaló que en su experiencia de 20 años en el sistema de salud varelense, nunca estuvo tan colapsado. Hace 5 años que trabaja en la «salita» de la calle Capdevilla 960. Nos narra que « es una lucha diaria», todas las semanas se fijan qué falta, y una vez al mes realizan el pedido. Pero en el último, le mandaron menos cantidad de gasas, vendas, jeringas y agujas. «Antes existían jefes de área que se movilizaban y estaban más atentos a lo que faltaba para intercambiar insumos con otras salitas que los tenían, pero ahora ni se permite recibir donaciones porque no se sabe de dónde vienen esos medicamentos, que quizás sean truchos» afirmó. Además, agrega: «teníamos médicos todos los días de la semana pero ahora no, desde 2008 aproximadamente, empezaron a sacar médicos y especialidades porque no les pagaban nada»

También hablamos con un odontólogo que explicó su experiencia desde que ingresó al sistema de salud varelense en 2015. Dijo que odontología depende de los insumos generales del centro, y específicamente de enfermería para repartirse las gasas, guantes y algodón, y que generalmente se designa una cantidad para esta rama, que es insuficiente, por lo cual tienen que esperar que sobre de otro lado. En los últimos dos años se incrementó el número de gente que recurre a esta especialidad en la salud pública. «Cuando les armo la historia clínica me dicen que antes tenían una obra social o iban de manera particular, y ahora no se puede», manifiesta. Esta rama de salud bucal, atiende un promedio de 80 personas por semana. «Hablando con colegas, me cuentan que cada vez llegan menos medicamentos, un 40% menos para ser exactos, el sector de pediatría y nutrición en 2017 recibía 200 litros de leche para ayudar a los niños con malnutrición y bajo peso, hoy en día ese número se redujo a 80 litros mensuales» informó. «Hace poco no había llegado el pedido de anestesias y el pedido para arreglos y lo único que hacíamos era atención de urgencias y algunas limpiezas bucales, más que eso no podes hacer, la gente entiende porque sabe cómo está la situación pero también exigen», finalizó.


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE