LOS GASTOS DE LA ADMINISTRACIÓN WATSON

Así no hay plata que alcance

Edición Impresa » 01/06/2019

Los números de la Administración Watson no cierran por ningún lado. Con el voto de sus concejales y los siempre dispuestos integrantes del Frente Renovador (Cambiemos y Nuevo Encuentro votaron en contra) el oficialismo consiguió aprobar la Rendición de Cuentas de 2018, pero ver cómo se gasta la plata en nuestra ciudad produce indignación.
«Hace más de 25 años, en cada barrio de Varela faltan cosas básicas como asfalto y no es porque Varela no tiene arreglo, es porque los que tienen que solucionar los problemas, nos dan la espalda o miran para el costado. En consecuencia, no acompañamos la rendición de cuentas que presentó el intendente Andrés Watson porque esos números deberían ser el reflejo de un Varela que mejora y no que retrocede, como está sucediendo», dijo el edil Pablo Alaniz, de Cambiemos, al fundamentar su voto negativo durante la sesión, que fue la quinta del año.
Como ocurriera en otras oportunidades, los que ahondaron en el análisis del documento puesto a consideración por el Departamento Ejecutivo, fueron los concejales de Nuevo Encuentro Héctor Salatino y Mariano Camilletti, que presentaron un PDF con algunos datos llamativos e inexplicables.
Algunos de estos datos son los siguientes: según la Rendición de Cuentas del ejercicio fiscal avalada por la mayoría oficialista, en 2018, el pasivo de la Comuna se incrementó en 143 millones de pesos, lo que da una deuda total de 360 millones. Durante ese período, se gastaron más de 43 millones de pesos en el funcionamiento de la AMIP (Administración Municipal de Ingresos Públicos), organismo que, pese a haber aumentado las tasas en un 30 por ciento, sólo logró subir la recaudación en un 22 por ciento.

 

Plata para los medios K… y otros.

 

Continuando con una política egocéntrica que nos cuesta demasiado a los varelenses, la «Gestión Watson» pagó 20.353.428 pesos en publicidad y propaganda, la mayoría de ella en medios que no circulan ni tienen repercusión alguna en nuestro distrito. Es el caso por ejemplo de la por aquí desconocida revista «La Tecla», que se edita en La Plata, a la que se le pagaron 338.000 pesos en 2018, de Rabona SRL., la empresa de Fabiana Segovia, vinculada al relator K Víctor Hugo Morales, que recibió 290.000 pesos en el mismo período, y del también kirchnerista Mario Yemes, del Grupo La Provincia, que obtuvo 240.000 pesos. El ultrakirchnertista Roberto Navarro cobró a través de Talar Producciones, 325.000 pesos, por su casi ignoto sitio web. Otro diario claramente identificado con ese sector político, Página 12, recibió 535.000 pesos.
El portal «La política on line», que sólo tiene conocimiento en el ambiente político y es prácticamente desconocido en Florencio Varela, fue beneficiado con 440.000 pesos en 2018. Algo similar ocurre con «Infocielo», sitio web al que se destinaron 192.000 pesos.
Eso no es todo: a la productora El Galéon, responsable del programa que conduce Rolando Graña por América 24, se le pagaron 300.000 pesos. Y a La Cornisa, de Luis Majul, 470.000 pesos.
La «Fundación Metropolitana» cobró 161.000 pesos y la agencia «Praga Media», 996.000 pesos. «Final Contenidos», recibió 140.000 pesos, y TRD Publicidad y «Conectimax», 180.000 pesos cada una. La firma marplatense ARBIA, 195.000 pesos, e Impreba S.A., editora de «Diario Popular», 1.331.000 pesos.
La empresa Pragamedia SRL fue contratada para «diseñar las publicidades de la AMIP», un trabajo que incluye cartelitos con imágenes que no llevan más de veinte minutos de trabajo y podrían muy bien llevar a cabo los diseñadores que tiene el Municipio, pero que significó un costo de 996.000 pesos.
Pero la frutilla del postre la da el grupo «Alta Densidad», de Crónica TV, al que la Municipalidad de F. Varela le pagó 2.750.000 pesos el año último.
Y no nos olvidemos de la insólita contratación del hermano del ex gobernador Daniel Scioli, Nicolás «Pepe» Scioli, al que se le pagaron más de 200.000 pesos por tareas de prensa que hasta el día de hoy se desconocen y que bien podrían haber sido hechas por los empleados habituales del área.
Y mientras el Intendente Watson gastó 20.353.428 pesos en publicidad y propaganda… ¿Cuánto destinó al mantenimiento de nuestras calles? Algo más de 25 millones de pesos.

Basura y espectáculos

 

En cuanto a la recolección de residuos, que el Municipio delegó en una unión de empresas que incluye a la Cooperativa Los Idóneos-31 de Mayo, vinculada a «Chicho» Basile, significó un costo de más de 300 millones de pesos, por un contrato que obliga a los adjudicatarios a juntar la basura cinco veces a la semana, aunque en muchos barrios apenas lo hacen cada dos o tres días.
Otro item que llama mucho la atención es el referido a organización de espectáculos, donde el conocido dirigente peronista local Ariel Maza, famoso por haber entregado a alumnos de escuelas primarias públicas locales certificados odontológicos con el sello de «Julio Pereyra», cobró 2.604.210 pesos en 2018, y la empresa Plan Z Eventos, otros 4.190.690 pesos.
La Comuna también pagó 549.600 pesos en alquileres de baños químicos, a la señora Ana Barrios. Es curioso: con ese dinero, se podrían haber comprado 40 de estos objetos.
Pero esta circunstancia se repite en otros rubros: en alquileres de sillas para distintos eventos, la Municipalidad gastó 521.000 pesos, cuando con igual monto podría adquirir 1655 de esos muebles, y en locación de vallas de seguridad, gastó 190.000 pesos, cuando podría haber comprado 80.
Pero no todo es culpa de Watson y de Pereyra. El dinero recibido desde Nación y Provincia fue de un total de 96.600.000 pesos, es decir, un 48 por ciento menos que en 2017, cuando fueron 201.900.000 pesos. Aunque en concepto de coparticipación se recibieron fondos por un 23 por ciento más que ese año, la suma resulta irrisoria si se toma en cuenta que la inflación fue de 49,3 por ciento.
Una curiosidad para finalizar. ¿A que no sabe el lector cuánto nos cuesta a los varelenses el mantenimiento de la fuente de la Curva de Berraymundo, que está la mayor parte del tiempo apagada?... Nada menos que 300.000 pesos por año.
Por todo esto, la conclusión es inevitable: así no hay plata que alcance.


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE