BAJATE MI CIUDAD EN TU CASA
Sin costo: bajate el PDF de Mi Ciudad y leé la edición de papel.
GRATIS
Bajar

La salud no es lo primero



Nota de tapa » 01/09/2020

Lo decían siempre nuestras abuelas: «la salud es lo primero». Pero desde hace tiempo, principalmente en el Conurbano, la frase sólo es un viejo anhelo. Tuvo que llegar una pandemia para que las históricas deficiencias de nuestro sistema sanitario quedaran al descubierto, y dentro de ellas, la vergonzosa precarización de su personal es una de las más graves. Héctor Ricardo Villalba tiene 47 años, tiene cinco hijos, tres de los cuales viven con él y su esposa, con quien comparte profesión: es licenciado en Enfermería y trabaja en el Hospital El Cruce desde hace 12 años. Por su parte, Sandra Pezzali, también licenciada en Enfermería, está en el mismo centro asistencial desde su inauguración y ahora por razones médicas está en uso de licencia. Ambos integran el grupo de autoconvocados que están reclamando una mejora en sus salarios y sólo encontraron indiferencia por parte de las autoridades. Así hablaron con Mi Ciudad:

-Cuéntennos como es la situación que están atravesando…
-Héctor: queremos un aumento salarial porque nuestro sueldo está por debajo de la canasta básica y del índice de pobreza. Estamos reclamando desde hace unos 25 días como autoconvocados. Hoy un enfermero profesional está cobrando en mano unos 33.000 pesos. Le pedimos a la Dirección del Hospital un aumento de forma urgente y no tuvimos respuesta. Por eso estamos haciendo asambleas permanentes.
-¿Cuántas horas trabajan?
-S: Se trabajan 30 horas semanales aproximadamente.
-Las autoridades del Hospital emitieron un comunicado diciendo que ustedes fueron «violentos» en sus reclamos…
-H: 14 representantes de los distintos sectores de trabajo nos reunimos con el Director Sáez de Guinoa. Le pedimos que busque la forma de que nos den un aumento y su respuesta fue que el Hospital no contaba con presupuesto y que las paritarias estaban cerradas. Nos trataron de violentos, pero si reclamar nuestro salario es ser violentos, lo seguiremos siendo. Lo único que hicimos fue aplaudir y pedir el aumento. No rompimos nada ni levantamos la voz. Pedíamos que el Director nos atendiera y finalmente lo hizo.
-¿Cuánto hace que lo que cobran no es suficiente?
-Sandra: el deterioro de nuestro salario viene desde hace varios años. No solo del gobierno anterior, sino desde antes. Se trata de personal muy calificado y los sueldos no están a la altura. Cuando se inauguró el Hospital tenía muy buenos sueldos justamente porque el personal era muy especializado. Pero con el tiempo, eso cambió. Nuestro salario se devaluó por lo menos en un 60 por ciento. Ninguno de los sindicatos que están en el Hospital se hizo eco de los reclamos. Ni Salud Pública, ni ATE ni la Asociación de Profesionales. Por eso nos autoconvocamos y pedimos un aumento del 50 por ciento al básico. Entendemos que la situación es difícil para todos, pero la realidad es que muchos compañeros no pueden llegar a fin de mes. Yo estoy con licencia porque tengo diabetes y tres by pass coronarios. Hasta me infarté en el Hospital, por el stress. Son muchos años en terapia pediátrica. Hay otros compañeros en la misma situación. Ahora se dio un bono no remunerativo, que no se otorgó a los licenciados por no estar trabajando. Es una discriminación hacia los que estamos enfermos. Otros tienen dos trabajos, con el doble de stress, el doble de desgaste y una doble exposición al contagio. Los que no estamos trabajando tenemos que elegir entre comprar un medicamento, pagar los servicios o comer. Y si no se compran los medicamentos las enfermedades se van agravando. Por eso, muchos aplausos, mucho «estamos en la trinchera», pero nos cuidan muy poco. Esa es la realidad.

(Ver nota completa en la edición de papel)


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE