Tiembla el Poder Político local: VIENEN POR TODOS



Nota de tapa » 01/10/2021

«Negrita, haceme un favor. Mandame una foto linda, bien sexy. Estoy con una amiga acá, que te estoy vendiendo».
La voz es fácilmente reconocible. Es la del ex concejal peronista Daniel Zisuela, en uno de los audios que se ventilaron durante el juicio que, por promoción de la prostitución y otros delitos, se le realizó en el Tribunal Oral Criminal Nº 2 de Quilmes.
«¿Todo bien, muñequita? ¿Cómo andan tus cosas en la escuela? Eso no inhibe hacer otras cosas entre nosotros», expresa el mismo personaje en otra de las escuchas.
«Dale, preparate mamita que tenés que laburar… Mañana a las tres te paso a buscar por la Curva», dice en otro Whatsapp.
Tras una larga y paciente investigación, Zisuela fue detenido a fines de 2018. Su juicio y el de su hermano Martín, a quien también se involucró en el caso, se llevó a cabo el mes pasado. El 16 de septiembre, el ex socio político de Julio Pereyra fue encontrado responsable de nueve hechos delictivos, mientras que a su hermano lo absolvieron, por no ser suficiente la prueba reunida en el proceso como para condenarlo. La condena del también ex Secretario General de los Gastronómicos de toda la zona y ex Presidente de Argentino de Quilmes, fue de 13 años de prisión, aunque la fiscal, Dra. María de los Angeles Attarián Mena, había pedido 20 años.
En uno de los hechos que se consideran probados, puede leerse en la sentencia un aberrante episodio que relata el padecer de una de las víctimas, que intentó terminar con los abusos: «en un momento dado quiso dejar de prestar a Zisuela sus servicios, pero el imputado comenzó a amenazarla y a intimidarla. Si ella no cedía a sus requerimientos, Zisuela le impedía realizar su trabajo como moza e incluso se ponía agresivo durante los actos sexuales, durante uno de los cuales, afirmando su posición de poder, le introdujo en la vagina una botella de champagne».

 

Sexo a cambio de atención médica

En la elevación a juicio, realizada por el Fiscal Ernesto Daniel Ichazo, se considera a Zisuela responsable de promover la prostitución de seis jóvenes, dos de ellas, menores de edad al momento de los hechos. De acuerdo a lo investigado por el Fiscal, una de estas menores, a la que llamaremos N.G., tenía exactamente 15 años cuando fue corrompida por el ex edil. La otra, P.B., tenía 16 y concurría a la Secundaria Nº 6 de Berazategui. A ambas las pasaba a buscar por el colegio y las llevaba a los albergues transitorios «El Ruca Quilmes» y «Susurros», «para mantener relaciones sexuales con ellas a cambio de dinero y especie» y «mediante el ejercicio de violencia, intimidación y amenazas, aprovechando su vulnerabilidad económica, social y afectiva», y «mediante abuso de poder, ya que él era concejal», según se detalla.
Otro de los lugares indicados para mantener relaciones sexuales, según el fiscal, era el resto bar «Prince´s», ubicado en Camino General Belgrano 20, de F. Varela. Y también se menciona a un salón de fiestas de la calle Berutti, en el Cruce Varela.
Similares imputaciones se relatan respecto a P.G.B., C.A., M.R. y M.S, destacándose que en varias ocasiones el pago por tener sexo se realizaba a través de atención médica gratuita por parte de profesionales del gremio gastronómico. Eso se efectivizaba mediante el otorgamiento de «turnos y consultas médicas sin cargo monetario con profesionales médicos en el Centro Médico de la Subdelegación Florencio Varela de la Obra Social de la Unión de Trabajadores de Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina sita en calle Av. Hipolito Yrigoyen Nº 2045 de Florencio Varela».
En su declaración, P.G.B, afirmó que la jovencita conoció a Zisuela en el Club Argentino de Quilmes –entidad que el ex edil presidía- y que éste le había regalado un teléfono celular a cambio de lo cual tenía que comenzar a mantener relaciones sexuales con él y otras personas cuando así lo dispusiese. La menor también le contó que en ocasiones la obligó a tener relaciones sexuales con dos prostitutas mayores de edad y con una menor de edad amiga de ella. Y agregó que «Zisuela la tenía amenazada con matar a su hermanita de dos años y a sus abuelos y la intimidaba con el poder que manejaba respecto a sus actividades políticas».

(Ver nota completa en la edición de papel)


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE