“Quiero que los médicos que trataron a mi hijo dejen de ejercer”



Salud » 01/09/2022

Laura Mereles, es una vecina de Florencio Varela que reside en Dante Ardigó. Esta mujer, madre de dos hijos quien constantemente busca salir adelante realizando changas, tuvo que sufrir la repentina muerte de su pequeño bebé Liam, de apenas un año y cinco meses de edad.

Laura Mereles, es una vecina de Florencio Varela que reside en Dante Ardigó. Esta mujer, madre de dos hijos quien constantemente busca salir adelante realizando changas, tuvo que sufrir la repentina muerte de su pequeño bebé Liam, de apenas un año y cinco meses de edad.
«El día en que él se sentía mal, lo acosté y le di la mamadera, mientras estaba en el baño le hablaba porque era muy inquieto y como no me contestaba salí, y al verlo supe que él no se encontraba bien» , comentó Laura a Mi Ciudad y detalló: «Estaba raro, como si no fuera él. Entonces lo alcé, lo miré y vi que miraba para arriba, estaba como ido».
Ver a su hijo en ese estado puso en alerta a esta madre, quien no dudó y fue en busca de un especialista. «Al principio pensé que era una convulsión, porque por parte del padre hay un diagnóstico, y como lo que aparentaba era un espasmo supuse que era eso, pero igualmente lo llevé al UPA», manifestó la mujer.
Tras la dramática situación, los especialistas de la Unidad de Primeros Auxilios (UPA), intervinieron al pequeño quien seguía sin reaccionar. «Ahí me preguntaron sí él tenía alguna enfermedad genética o con sospecha de alguna, como diabetes o epilepsia y yo le dije que sí», señaló Laura y añadió con tristeza: «Lo entubaron y lo medicaron, porque la convulsión nunca cesó, entonces lo tuvieron que sedar. Al rato me comentaron que era sospecha de epilepsia y salió de ahí con bronco aspiración y neumonía».
En ese momento, no tenía un diagnóstico certero por parte de los médicos, sin embargo, estaba junto a su hijo a quien miraba por las rendijas de la puerta. A través de ella, o de alguna ventana, observaba como los médicos hacían todo lo que estaba a su alcance para salvarlo. Sin embargo todo cambió cuando Liam fue trasladado, el día 20 de julio, al Hospital «Mi Pueblo».
Allí, el diagnóstico fue completamente diferente, según detalló la madre. Asimismo, Laura comentó que en dicho centro de salud le dijeron que su hijo tenía una sospecha de meningitis, y el accionar de los médicos despertó en ella ciertas sospechas.

(ver nota completa en la edición de papel)

(Ver nota completa en la edición de papel)


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE