Sergio García, nuevo presidente de los Bomberos

Sociedad » 01/10/2018

En poco menos de un año, la Sociedad de Bomberos Voluntarios de Florencio Varela, perdió a su integrante más querido como lo era el «Cabezón» Jorge Garcia a cargo de la presidencia, tuvo un titular interino y finalmente el último día de agosto, eligió al hermano de Garcia, Sergio, como flamante Presidente, hasta el 30 de agosto de 2020.
Mi Ciudad dialogó con él en exclusiva en estos tiempos de un doble desafío: reemplazar a su hermano y seguir en la senda que él marcó.

-Hubo algunos comentarios sobre las elecciones, pero ¿cómo se desarrollaron?
-Perfectamente. Aclaramos todo ya que decían que las asambleas no estaban bien hechas pero eso no era cierto. Inclusive el ahora vicepresidente que en ese momento estaba interinamente a cargo de la Presidencia, Famozo, estuvo de acuerdo en todo lo que se hacía, porque en realidad lo que se hizo fue una elección interna. Mi idea era no seguir en la Comisión Directiva porque ya hace 19 años que estoy y no quería seguir, máxime después de la muerte de Jorge pero después viendo que había mucha gente interesada que no tenia nada que ver con el Cuartel, decidí poner el pecho y seguir adelante. Hicimos la interna, gané en la Comisión y gané en el Cuerpo activo y acá estamos.
-¿Quedaron muchas cosas pendientes al fallecer Jorge?.
-Algunas. Ediliciamente creo que estamos dentro de uno de las mejores instituciones de Argentina. Nuestros próximos pasos comienzan por terminar nuestro frente, ya que acá hay un salón de conferencias y servirá para las reuniones de comisión, que hacemos en un quinchito dentro del predio como podemos, y seguir con el tema de móviles. Tenemos mucha rotura de móviles y el momento está complicado y todo cuesta más.
-¿Llegaron los dos móviles desde Europa?
-Si. Son dos camiones ingleses y están en Uruguay. Entraron al país, en Rosario se les cambió el volante porque los tenían a la derecha y volvieron a Uruguay a la espera de una resolución nuestra ya que hay una disposición que dice que los camiones de bomberos en el país no tienen que tener más de 10 años de antigüedad y estos son del 95 y 96 pero apenas con 4000 millas… Están nuevos. Esa traba nos complica mucho. Y los camiones son chicos, livianos, rápidos y nos vendrían estupendamente pero vamos a ver que resolvemos.

-El Salón de Fiestas se transformó en otro orgullo...
-Si. El Salón trabaja de 10. Mi hermano Jorge dejó la vida en ese salón. Fue mucho trabajo, mucho problema pero ahí está. Ariel es el encargado que está desde el día número uno y fue puesto por Jorge y da fe que está funcionando y muy bien. Tiene todas las habilitaciones en regla y es lo que hoy nos da una mano inmensa para solventar los gastos, que era el miedo que tenía Jorge que se preguntaba qué pasaba si no teníamos más un día el subsidio del Bingo.
-¿Los destacamentos también crecen a la par?
-No. En uno tenemos que hacer los vestuarios de damas porque cuando se construyó no había voluntarias femeninas, y ahora hay muchas chicas con nosotros y se suman año tras año, pero no tienen el baño y vestuario adecuado. Estamos abocados a eso en el de Bosques y en Allan seguimos instalados en la Delegación Municipal porque construir hoy en día en imposible. Nosotros pusimos la piedra fundamental en Allan, hay una feria muy grande y nos toca compartir lugar... Sería bueno reflotar La Capilla pero de nuevo está el tema dinero de por medio y con el precio del dolar las cosas se volvieron inalcanzables. Un equipo autónomo vale 1800 dólares. Y nosotros necesitamos 120....Así que hagan la cuenta. Encima los equipos tienen vencimiento, duran 11 años y todo te limita mucho. Pero bueno... Hay que pelearla.
-¿Imaginaste enfrentar este doble desafío al asumir?
-Fue difícil para mi. Primero se murió Mibo Nakandakare que fue mi segundo padre y después se murió mi hermano. Y es como le digo a los chicos del cuerpo activo... Acá estamos ad honorem y donamos horas, tiempo, plata y vida. No salimos a los incendios pero estamos firmes acá, somos incondicionales. Falte lo que falte nos llaman a cualquier hora y estamos. Yo vengo mamando eso con mi hermano y el japonés y acá estoy y seguimos. Gracias a Dios me acompaña la misma gente en la Comisión, ¿por qué cambiar todo si funciona bien?. Bomberos necesita más que nunca del apoyo que siempre tuvimos de los varelenses, vamos a ver si podemos armar un buen padrón de socios, y no quiero por ejemplo que los chicos se estanquen, si hay que pagar cursos a los chicos del cuerpo activo para que se instruyan, los pagaremos. En casi 20 años el Cuartel creció muchísimo y ellos tienen que crecer para estar a la par de donde están todos los días. Y a la gente le digo que acá siempre estamos y nos van a encontrar para seguir poniendo el pecho.


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE