En Villa Argentina los vecinos tienen que arreglar sus propias calles

Sociedad » 01/07/2019

Las malas condiciones de las calles y su falta de mantenimiento siguen siendo los principales reclamos de distintos barrios de Varela. Por esta razón, los vecinos que viven sobre la calle 525 entre 540 y 542 emprendieron la iniciativa de juntar fondos para comprar escombros y así mejorar su estado.
La decisión de ir en busca del aporte vecinal fue de Gabriela Britez. Hace 36 años reside en el barrio y a medida que pasan los años observa que continúa de la misma manera. «Nadie está haciendo nada, acá si no hacemos algo los vecinos no pasa nada», manifestó a Mi Ciudad.
Sin distinción de edad chicos, adultos y ancianos estuvieron hasta las doce de la noche, con frío, acomodando los «cascotes» en la calle. «Mi nieto de 11 años ayudó a desparramar los escombros, ¿a vos te parece que vivan así?», manifestó Mirta Medina, una de las vecinas damnificadas y añadió, «La plata no me alcanza ni para pagar los remedios y ¿cómo se piensan que vamos a arreglar el barrio nosotros?».
Los vecinos contrataron cuatro camionadas de escombros, ya que una cubría solo media cuadra y en total gastaron 8000 pesos. Pero los arreglos no cesan: producto de las incesantes lluvias del mes de junio todo lo colocado se volvió a hundir en la tierra. Por ello, tienen pensado comprar la misma cantidad, nuevamente, para que el mismo pueda asentarse bien en la calle.
En la cuadra viven alrededor de cinco personas con discapacidad. Muchas de ellas necesitan de la asistencia de ambulancias, pero el estado calamitoso de las calles impide el ingreso de vehículos con la posibilidad de que cualquier desgracia pueda ocurrir. A raíz de esto Mirta aseguró, «yo tuve un montón de golpes en la calle, una vez me caí y me quebré la muñeca. Acá somos muchos los que necesitamos de ambulancias o remises y así estamos» y añadió: «uno de mis vecinos es cieguito, y también, se cayó muchísimas veces en la calle». Por esta razón los vecinos en los próximos días construirán veredas destinadas a los que no tienen - en su mayoría son los que padecen de algún tipo de discapacidad-.
Las veces que reclamaron ante la Municipalidad recibieron la misma respuesta: Villa Argentina figura pavimentada. En este sentido es necesario recordar que el actual intendente, Andrés Watson, en una entrevista a Canal 26 admitió que «el 70% de de las calles de Varela no están asfaltadas». Claramente el barrio en cuestión no es parte de ese 30% restante.

También, debido a la falta de iluminación el barrio está en completa oscuridad -sumando que no ingresan tampoco patrulleros-y la situación se considera propicia para hechos delictivos. «Es una boca de lobo, estamos a oscuras y nos da miedo salir», aseguró Britez. Como consecuencia, los vecinos ya tienen recaudado dinero para comprar focos grandes y así lograr iluminar la zona.
A su vez, también están afectados por dos caños rotos en ambas esquinas: la que se ubica en la 544 la quebró un tractor del Municipio y el nunca volvieron al lugar para arreglar el daño ocasionado.
La lista de problemáticas no termina: cada vez que llueve «la calle y las veredas» se transforman en un gran río, producto de la ausencia de zanjas, y la mayoría de las veces parte del agua ingresa a las viviendas. A raíz de esto, un vecino encontró una solución paliativa y levantó una pequeña pared para que no filtre el agua a su hogar.
Dentro de los arreglos a futuro los damnificados zanjearán la zona y parte de lo que fue recaudado será destinado a la compra de caños.
Villa Argentina no es el único barrio que se encuentra en condiciones paupérrimas, eso está claro. La mayoría repite el mismo patrón, en los documentos figuran asfaltadas, con luminarias, pero la realidad es distinta. En este sentido es oportuno preguntarse, ¿es justo que los propios vecinos saquen dinero de sus bolsillos y solucionen las problemáticas que le competen a la propia Municipalidad?.
«Necesitamos que bajen a ver como estamos. Parecemos chanchos viviendo en un chiquero», manifestó Gabriela. Solo eso, bajen y vean como viven los vecinos que están alejados del casco céntrico.


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE