Ecoladrillos varelenses, para mejorar el medio ambiente

Edición Impresa » 01/08/2019

La docente Andrea Barbalán nuevamente visitó la redacción de Mi Ciudad con el propósito de que se siga conociendo el proyecto de “Ecoladrillos” y su impacto en el medio ambiente.

-¿Cómo llega a conocer e impulsar este proyecto?
-Con lo que el hombre contamina más el medio ambiente es con los plásticos y ante lo que está pasando en los oceános con las islas de basura que son residuos de plástico a la deriva, empezamos a aportar desde cada uno de nosotros. Desde nuestros hogares simplemente con la acción de no tirar todo lo que sea plástico y que ya no nos sirve y reciclarlo, estamos haciendo mucho.
-Hace un tiempo estaban fomentando esto desde una escuela de yoga…
-Si, y seguimos trabajando desde ahí. La escuela se llama Akasha y partimos de una labor de autoconocimiento, de ir cambiando hábitos, transformando costumbres y generar un mundo externo más saludable.
-Hasta que llegamos a los “Ecoladrillos”…
-Claro, el ecoladrillo yo lo vi por primera vez en la casa de una amiga hace ocho años y a partir de ahí me convencí de que es una excelente opción. Más que nada hablamos de reciclar un plástico que tenga un uso solo como por ejemplo los envases de gaseosa o agua, la cucharita del helado, los sorbetes. El plástico tarda decenas de años en degradarse y se transforma en “polímeros”, que son plásticos en miniatura y que al quedar en la tierra van directo a las napas de agua. Así que todo lo que es residuo orgánico se lo tira si uno tiene suerte de tener un poco de terreno en la casa y se arma un “compostado” y lo que no, como por ejemplo la botella de gaseosa se la rellena de otros elementos o envoltorios de plástico que descartamos. Lo ponemos a presión porque tiene que quedar bien compactado. Y ahí ya tenemos un ladrillo ecológico.

(Ver nota completa en la edición de papel)


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE