ENTREVISTA

Cesar Borsani

Entrevistas » 01/10/2019

Ya retirado y dedicando mucho tiempo a la lectura, César Borsani nació el 17 de noviembre de 1943 en una casa ubicada en la calle Tucumán de nuestra ciudad, en un parto realizado, como muchos otros, por la recordada «Doña Tomasa». Fue integrante de la Asociación Sanmartiniana y desde los 6 años está vinculado al Centro Cultural Sarmiento, del que es «socio honorario». Tiene una hermana, Gladys, y está casado con Elvira Bortolin, con quien tiene tres hijos, Liliana, Diego y Cristian, y cinco nietos. Lo apodan «Nucho» y también «Pete». Nucho porque de chiquito le decían Nenucho, y Pete por un personaje con pata de palo, debido a un accidente que sufrió de niño, cuando se cayó en un pozo y se rompió su pierna en tres pedazos. «Hasta hoy tengo una mínima renguera. Me había enyesado el Dr. Sallarés y no me quisieron llevar al Hospital para que no me contagiara la parálisis infantil», relata. También recuerda aquella ocasión en la que el «arquero cantor» de Boca Julio Elías Musimessi vino a Florencio Varela en un gran camión, desde el cual tocaba la guitarra y se repartían colchones de goma pluma a los adultos y pelotas de fútbol que decían «Perón» y «Evita» a los más chicos. En una amena charla con Mi Ciudad, nos contó algunos pasajes de su vida.

-Empecemos con su infancia…
-Fue excelente en todos los sentidos. Tuvimos unos grandes padres, con una educación superlativa… Aunque no tenían mucho estudio, porque papá hizo hasta tercer grado y mamá por ahí. ¿Vos sabés que en mi casa yo nunca escuché hablar de plata? Y eso que habrán tenido sus problemas económicos… Porque éramos una clase media ahí nomás… Pero nos formaron con ética, marcando que el dinero no era lo más valioso.
-¿Cómo eran sus padres?
-Mi papá, Héctor, era serio, muy honesto y muy estructurado. Me enseñaba con su ejemplo. Mi mamá, Teresa, era mucho más divertida. También era muy compañera, conmigo y con mi hermana. Aunque yo soy varón las confidencias siempre fueron con ella. Me decía: «Vos tenés hermana y madre. Nunca trates a una chica de una forma que no querés que nos traten a nosotras». Cuando se enfermaba, siempre alguna vecina se ofrecía a hacerle la comida o los mandados. El vecindario era una gran familia.
-Tiene ascendencia italiana…
-Sí. Según me contaron, mi bisabuelo, que vino en 1870 aproximadamente de Italia, decía que cuando llegó estaba la epidemia de fiebre amarilla. Que en Buenos Aires, a la mañana, la Municipalidad pasaba con unos carros en los que subían a los muertos que la gente ponía en la calle, envueltos en sábanas, y se los llevaba supongo que para quemarlos. Por eso él se vino a vivir a un paraje que se llamaba La Rueda, por esta zona. Después volvió a Italia y se trajo a toda la familia… Mi abuelo vino en 1890 y pico con sus hermanos, la madre, todos. Ya estaba acá Borsani el constructor y unos tíos. Se radicaron en la zona rural de Varela con una granja. Criaban aves de corral y cultivaban alfalfa y maíz.
-¿De qué trabajaba su padre?
-Era mecánico del Ferrocarril. Se fue cuando Frondizi dio los retiros voluntarios, y puso un taller en casa, con un socio, Larribere. Papá también fue inspector general de la Municipalidad en 1955. Una vez venía manejando un camión de la Municipalidad, llovía muchísimo y encontró a mi hermana y mi mamá caminando bajo la lluvia. Pero les dijo «no las puedo llevar, el camión es del Municipio. ¿Y si me ve alguno?» El era así. Honorable. Y no te daba oportunidad de discutir.
-¿Quiénes eran sus amigos del barrio?
-Los dos hermanos Ferreres, Néstor Guimerá, Alfredo Kendell, Enrique Demattei, Carlitos Tipol, Carlitos Piñero. Nos juntábamos en un campito a jugar al fútbol, corríamos carreras de resistencia en bicicleta alrededor de la manzana, jugábamos con autitos … Imaginate lo que era el tránsito que dibujábamos con tiza la pista en la calle… Cuando venía un auto, puteábamos. A los autitos les poníamos masilla y, con un fierrito caliente, se les calentaba el eje y se les apoyaba una hojita de Gilette cortada que les daba una «suspensión».

(Ver nota completa en la edición de papel)


"Prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio. Ley 11.723 de Propiedad Intelectual. Registro Nº 5.185.038."

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE