GRANDES NOTAS DE NUESTRA HISTORIA

María Rosa Rodríguez, “señorita maestra”



Historias de Mi Ciudad » 01/07/2021

El 2 de mayo pasado se cumplió un año del fallecimiento de María Rosa Rodríguez, reconocida y querida docente de nuestra ciudad, integrante de una tradicional familia local e hija del ex intendente Félix Evaristo Rodríguez. Para recordarla, nada mejor que reproducir la nota que nuestro Director, Alejando César Suárez, le realizó en febrero de 2005:

Nació el 14 de diciembre de 1931 en la vieja Panadería San Juan, en la esquina de San Juan y Contreras, de Florencio Varela. Presidenta de la Asociación Amigos de la Ancianidad e hija de una verdadera institución varelense, el ex Intendente Félix Evaristo Rodríguez, y de Graciana Bidart, y hermana de Tino, Ernesto, Mito y Eduardo, María Rosa Rodríguez siempre tuvo -y aún conserva- una dulce maestra dentro de su corazón. Quien esto escribe tuvo la suerte de conocerla en el tiempo en el que, desde su lugar de bibliotecaria de la querida Escuela Nro. 1, fomentaba a los alumnos del colegio el amor a la lectura, en una tarea que daría sus frutos y nos marcaría nada menos que nuestro propio destino. Con esta maestra de ayer y de siempre, que dió cátedra en varias escuelas varelenses, dialogó Mi Ciudad en su casona de la calle 25 de Mayo.
-Su padre fue Intendente... ¿cómo podría definirlo?
-Fue Intendente entre los años 1936 y 1940, en la época de los conservadores, y tuvo un gobierno positivo, durante el cual se asfaltaron muchas calles. Como padre tenía un carácter muy especial. Pero nos formó bien. Cuando yo tenía 6 años, fuí a pedirle que me compre una bicicleta y me contestó: «salga de acá que tengo que pagar la harina...» Después compró una bicicleta usada, en la que aprendieron a andar mis hermanos, y también yo.
-¿Su mamá sólo se dedicaba a las tareas hogareñas?
-Mamá era vendedora de pan. Y eso le encantaba. Tenía sus clientes favoritos y separaba el pan tostado para uno, y el más blanco para otro...
-¿Todos colaboraban con la panadería?
-A las 6 de la mañana mi papá despertaba a los cuatro varones para que lo ayudaran. Y salían las «jardineras» a llevar el pan a los domicilios de los clientes.
-Después se mudaron...-
-Sí. Vivimos en la panadería hasta 1947, y después nos mudamos a la Casona de Avenida Sarmiento y las vías. Ahora vivo en esta casa que arreglé y que fue de mi abuelo Don Evaristo, que compraba casas para alquilarlas.
-¿Cómo fue su infancia?
-Muy simple. Yo era muy querendona de mis compañeros de escuela y solía visitar a gente anciana, que me regalaba golosinas. Entre otros, iba a las casas de Don José María López, Doña María Munarri, Doña Rosa López, que me daba té con leche, y a la que yo le llevaba medialunas, Don Pedro Oddo, que me obsequiaba muchos higos, y cuya esposa tejía unos hermosos calcetines.

(Ver nota completa en la edición de papel)


"Prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio. Ley 11.723 de Propiedad Intelectual. Registro Nº 5.185.038."

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE