¿Dónde están las pibas desaparecidas?



Sociedad » 03/05/2022

La búsqueda de los desaparecidos en democracia en Argentina tiene un camino netamente burocrático, símbolo del sistema estatal local. Y, Florencio Varela no es la excepción.

La búsqueda de los desaparecidos en democracia en Argentina tiene un camino netamente burocrático, símbolo del sistema estatal local. Y, Florencio Varela no es la excepción.
Tanto Nataly como Roxana, son dos nombres conocidos por los vecinos de Florencio Varela. No existe un varelense que jamás no haya, de mínima, escuchado hablar de ellas. Miles de veces, se han vociferado en marchas sus nombres, agitado carteles que exigían su aparición, aparecieron en titulares de medios locales y nacionales, y –hasta- el gobierno municipal ha impreso afiches con sus rostros –que más que respuestas, generaron preguntas ante la indeterminación-.

Nataly

Nataly Gonzalo es una varelense con hipoacusia sensorial. Se comunica mediante el lenguaje de señas y con algunas palabras e incluso puede decir su nombre. Tiene 25 años, es de contextura física delgada, de tez clara, ojos marrones y cabello lacio castaño, presenta una cicatriz de intervención quirúrgica del apéndice, así como otra oblicua de aproximadamente 7 centímetros en la cara anterior del antebrazo derecho.
Ella vivía en San Rudecindo. El 4 de marzo de 2012 fue junto a su papá y a sus hermanos un camping del río Hudson, en Berazategui. Comieron un asado, pescaron y, su padre tomó una siesta. Cuando despertó, notó la ausencia de Nataly.
Quienes estaban cerca le indicaron que había ido al kiosco. Allí, la vendedora confirmó que la había atendido y comentó haberla visto hablando con tres jóvenes más o menos de su misma edad.
Buscaron por todo el camping, en zonas aledañas, pero Nataly no apareció por ningún lado. Una hipótesis que maneja su familia es que podía haber sido cooptada por una red de trata de personas, pero no encontraron pruebas suficientes de ello.
Por su parte, el Ministerio de Seguridad de la Nación, ofrece una recompensa de $ 1.000.000 a quien aporte datos certeros para dar con el paradero de Nataly. Sin embargo, la familia -en más de una oportunidad- ha manifestado su desazón ante la apariencia de «cajoneamiento» del caso.

«Lolo»

De a poco, y lamentablemente con el correr del tiempo de no saber nada sobre ella, cada vez más vecinos van recordando este apodo. Es que, así la llaman sus seres querido a Roxana Paola Villalba: Lolo. Ella tiene 23 años, mide 1,62 m y tiene el cabello castaño oscuro, ojos marrones y tez morena. Desde el 7 de diciembre de 2018, perdió contacto con su familia y amigos. Ese día se había despertado en la casa de su mamá, Alejandra en el barrio Don Orione en Florencio Varela, desayunaron juntas y Roxana le dijo que iría a ver a su novio. Ese viernes, vestía short de jean, remera blanca estampada y zapatillas Vans.

(Ver nota completa en la edición de papel)


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE